Arrabe Asesores
· Área Privada
· Área Privada
 
 
¿Olvidó su contraseña?
Cancelar
Fuente: Elaboración propia 11 Diciembre 2014

Cambios en la retribución de los administradores de las Sociedades de Capital

El Proyecto de Ley que modifica la Ley de Sociedades de Capital (LSC) para la mejora del gobierno corporativo comprende una serie de modificaciones entre las que cabe destacar una serie de cambios que afectan directamente a la retribución del cargo de administradores en las sociedades de capital. Así, esta Ley obliga a que la retribución de dicho cargo venga contemplada en los Estatutos Sociales de la sociedad de tal manera que quede especificado si el cargo es gratuito o no y, de no serlo, qué remuneración recibirá el administrador por sus funciones de gestión y decisión.

Retribución del órgano de administración
Retribución del órgano de administración

Esta obligación de especificar la retribución de los administradores tiene unas especialidades en función de si estamos ante una Sociedad Anónima o una Sociedad de Capital.

Retribución del cargo de administrador en una Sociedad Limitada

Tal y como se contempla en el artículo 271-1 de la LSC, “El cargo de administrador es gratuito, a menos que los Estatutos establezcan lo contrario, determinando el sistema de retribución”. Así, la cláusula estatuaria que prevea el carácter retribuido del cargo, ha de expresar el concreto sistema de retribución, no siendo posible la previsión de varios sistemas retributivos dejando a la Junta la libertad de optar por uno o por otro. Además, salvo disposición contraria en los Estatutos, la retribución correspondiente a los administradores será igual para todos ellos.

El sistema retributivo puede ser de dos tipos:

  1. Participación en beneficios: Los Estatutos establecerán concretamente la participación o el porcentaje máximo de la misma que no podrá ser superior al 10% de los beneficios repartibles entre los socios.
  2. No basada en beneficios: En caso de que la remuneración no tenga como base la participación en los beneficios, la remuneración será fijada por acuerdo de la Junta para cada ejercicio.

Retribución del cargo de administrador en una Sociedad Anónima

Los Estatutos de la sociedad deberán establecer el porcentaje concreto de participación en los beneficios no siendo posible establecer un porcentaje máximo. La base de cálculo de participación en beneficios de los administradores sólo podrá ser detraída de los beneficios líquidos y después de cubrir la reserva legal y estatuaria.

El sistema retributivo puede ser de varios tipos:

  1. Retribuciones fijas: Dietas por asistencia a las reuniones del Consejo de Administración
  2. Retribución conjunta del órgano de administración
  3. Retribución en acciones
  4. Sistema mixto (Retribución fija y variable)

Por su parte, la normativa mercantil establece que en la Memoria de las Sociedades de Capital debe constar el importe de los sueldos, dietas y remuneraciones de cualquier clase devengados en el curso del ejercicio por el personal de alta dirección y los miembros del órgano de administración, cualquiera que sea su causa, así como las obligaciones contraídas en materia de pensiones o de pago de primas de seguros de vida respecto de los miembros antiguos y actuales del órgano de administración y personal de alta dirección. Cuando los miembros del órgano de administración sean personas jurídicas, los requerimientos anteriores se referirán a las personas físicas que los representan.

También deberá incluir el importe de los anticipos y créditos concedidos al personal de alta dirección y a los miembros de los órganos de administración indicando el tipo de interés, sus características esenciales y los importes eventualmente devueltos, así como las obligaciones asumidas por cuenta de ellos a título de garantía.

En lo referente a la Sociedad de Responsabilidad Limitada, los acuerdos o contratos de prestación de servicios o de obra entre la sociedad y uno o varios de sus administradores requieren acuerdo de la Junta General.

El problema principal que se plantea es que si no se cumplen estas obligaciones, tal y como se hace referencia en la “Sentencia MAHOU, S.A.” del Tribunal Supremo de 13 de noviembre de 2008, no se podrán deducir en el Impuesto de Sociedades las cantidades destinadas a la retribución del cargo de administrador de la sociedad.

Además de todas las obligaciones anteriormente descritas, para poder deducirnos estos gastos en el Impuesto de Sociedades será necesario cumplir con las siguientes obligaciones adicionales:

  1. No compatibilizar la condición de administrador, consejero delegado o presidente ejecutivo con un vínculo laboral de alta dirección. Los administradores sólo pueden percibir la remuneración societaria prevista en sus estatutos y autorizada por la Junta General.
  2. La relación debe tener una naturaleza mercantil y no labora.

Desde Arrabe Asesores recomendamos a las sociedades que aún no cumplen con estas obligaciones formales que modifiquen los estatutos de su sociedad y fijen la retribución concreta de su órgano de administración así como generar nóminas con retención ordinaria de IRPF por las funciones distintas a las de dirección y gerencia.

Si tiene alguna duda en relación a estas modificaciones no dude en ponerse en contacto con Arrabe Asesores, estaremos más que encantados de resolver todas sus inquietudes. 

¿Te gusta esta página? Recomienda este sitio en tus redes sociales