Arrabe Asesores
· Área Privada
· Área Privada
 
 
¿Olvidó su contraseña?
Cancelar
Fuente: Elaboración Propia 23 Junio 2017

Declaración de la Renta 2.016: ¿Declaración conjunta o individual?

Los contribuyentes que formen una única unidad familiar se enfrentan al dilema de presentar su Declaración de la Renta 2.016 de manera conjunta o de manera individual teniendo en cuenta los beneficios fiscales y el importe de la factura fiscal derivado de optar por una u otra opción.

Declaración de la Renta 2.016
Declaración de la Renta 2.016

Así, se abre un abanico de preguntas que es necesario resolver para poder optar por una u otra opción para que el contribuyente obtenga el mejor resultado en su Declaración de la Renta 2.016 porque ¿qué se entiende por unidad familiar? ¿Qué beneficios fiscales presenta una y otra opción? ¿Cuándo es recomendable optar por la declaración conjunta y cuándo es beneficioso presentar la declaración individual? Desde Arrabe Asesores como expertos en asesoramiento fiscal analizamos todas estas cuestiones.

¿Qué se entiende por unidad familiar a efectos de la Declaración de la Renta 2.016?

La Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT), a efectos de la Declaración de la Renta 2.016, entiende por unidad familiar a los contribuyentes que reúnan los siguientes requisitos:

- Cónyuges no separados legalmente y, si los hubiere, hijos menores de 18 años durante el periodo impositivo y que no estén emancipados o hijos mayores de 18 años incapacitados judicialmente sujetos a la patria potestad prorrogada o rehabilitada.

- Padre o madre y la totalidad de los hijos que convivan con uno u otro.

- Uno de los miembros de una pareja de hecho con los hijos menores de 18 años no emancipados o mayores de 18 años incapacitados judicialmente sujetos a la patria potestad prorrogada o rehabilitada.

Cualquier agrupación diferente a las anteriormente mencionadas no es considerada por la AEAT como unidad familiar y, por lo tanto, no podrán presentar Declaración conjunta.

En este sentido hay que destacar que sólo los contribuyentes que formen una unidad familiar podrán elegir entre presentar declaración individual o conjunta, opción que deberán comunicar a la AEAT al introducir los datos personales en su Declaración y que no podrán modificar una vez finalizado el plazo ordinario de presentación.

¿Qué beneficios fiscales presenta la Declaración conjunta frente a la Declaración individual?

Los contribuyentes que opten por la declaración conjunta cuentan con los siguientes incentivos fiscales:

- Reducción de 3.400 euros anuales en la base imponible por tributación conjunta en el caso de matrimonio no separado legalmente.

- Reducción de 2.150 euros anuales para el padre o madre no casado, viudo o separado legalmente con los hijos menores o mayores incapacitados judicialmente sujetos a patria potestad prorrogada o rehabilitada que conviven con él o ella siempre que no convivan con el padre o madre de los hijos que forman parte de la unidad familiar.

A excepción de estas dos reducciones, el resto de las reglas del régimen de presentación individual se aplican al de presentación conjunta, es decir, los importes mínimos para estar obligado a declarar, el importe de las rentas, la base imponible y liquidable y la deuda tributaria se aplica en igualdad de condiciones independientemente de si se opta por la presentación individual o conjunta.

¿Cuándo es recomendable optar por la declaración conjunta y cuándo es beneficioso presentar la declaración individual?

Las reglas de la tributación individual se aplican a la tributación conjunta y, esto supone que las rentas de todos los miembros de la unidad familiar se someten a gravamen acumuladamente y se aplican las mismas escalas de gravamen que si se presentara la Declaración individual con la única exención de la reducción de 3.400 euros anuales o 2.150 euros anuales en función de si se trata de matrimonio no separado legalmente o de unidades familiares monoparentales con hijos.

Por citar algunos ejemplos,  el mínimo por contribuyente (importe exento de tributación) es de 5.550 euros y si se presenta individual cada contribuyente “goza” de ese mínimo pero si se presenta conjunta, a ambos contribuyentes se le aplica la exención de 5.550 euros.

Por otro lado, recordemos que por cada hijo menor de 18 años los padres disfrutan de un mínimo por contribuyente añadido de 2.400 euros y, si es menor de 3 años se aumenta en 2.800 euros más. Si optan por declaración individual cada uno de ellos tendrán una cuota exenta de IRPF de 8.150 euros cada uno (se prorratean las cantidades por hijos) mientras que si optan por declaración conjunta ambos tendrán una cuota exenta de IRPF de 10.750 euros.

Así, resulta evidente pensar que, para que la declaración conjunta merezca la pena, uno de los contribuyentes tiene que tener unos ingresos y rendimientos muy bajos ya que juegan con las mismas cantidades de mínimo por contribuyente o cuota exenta de IRPF.

Desde Arrabe Asesores recomendamos a aquellos contribuyentes que pueden optar entre ambos regímenes de presentación que hagan una simulación de ambas opciones para analizar cuál de las dos es más rentable pero como hemos mencionado, por norma general, si ambos contribuyentes cuentan con ingresos abundantes le compensará presentar la declaración individual.

Si desea más información y contar con profesionales que le asesoren en la presentación de la Declaración de la Renta 2.016 puede contactar con nuestro Despacho en el teléfono 91 714 04 89.

Otras noticias que le pueden resultar de interés:

Declaración de la Renta 2.016: ¿Cómo tributa la pensión compensatoria y la pensión de alimentos? 

Cláusulas suelo ¿Cómo se comunican en la Declaración de la Renta 2.016?

 

 

¿Te gusta esta página? Recomienda este sitio en tus redes sociales