Arrabe Asesores
· Área Privada
· Área Privada
 
 
¿Olvidó su contraseña?
Cancelar
Fuente: Elaboración propia 8 Febrero 2016

Los intereses de demora son gastos deducibles en el Impuesto sobre Sociedades

La Dirección General de Tributos (DGT) ha establecido, tras la publicación de la Consulta de 21 de Diciembre de 2.015 en relación a la deducibilidad de los intereses de demora, que los intereses de demora se considerarán como gastos fiscalmente deducibles en el Impuesto sobre Sociedades una vez que éstos son calificados como gastos financieros.

Agencia Estatal de la Administración Tributaria
Agencia Estatal de la Administración Tributaria

Según el criterio de la Dirección General de Tributos, el interés de demora en un interés derivado de la mora, del retraso en el pago de una deuda desde la fecha de vencimiento de ésta, teniendo un claro carácter indemnizatorio y no sancionador por lo que los gastos procedentes del interés de demora se consideran contablemente como gastos financieros.

De este modo, hay que analizar si estos gastos financieros se consideran como deducibles según el Artículo 15 de la Ley 27/2014 del Impuestos sobre Sociedades:

- Los intereses de demora se consideran como gastos deducibles al no ser gastos derivados de la contabilización del Impuesto: Los gastos de demora son un concepto jurídico diferente a la propia cuota del Impuesto sobre Sociedades y no se pueden encuadrar en la letra b) del artículo 15 de la Ley 27/2014.

- Los intereses de demora se consideran como gastos deducibles al no tener la condición de donativo o liberalidad: No existe por parte de la entidad el “animus donandi” o la voluntariedad que requiere la donación o liberalidad al ser intereses impuestos por el ordenamiento jurídico y por lo tanto no se pueden encuadrar en la letra b) del artículo 15 de la Ley 27/2014.

- Los intereses de demora se consideran como gastos deducibles al no ser gastos contrarios al ordenamiento jurídico: Los gastos de demora vienen impuestos por el ordenamiento jurídico tal y como aparece regulado en la letra f) del artículo 15 de la Ley 27/2014.

Así, al no cumplirse los anteriores requisitos para que los gastos se consideren no deducibles, los intereses de demora se consideran gastos fiscalmente deducibles en el Impuesto sobre Sociedades aunque sí que están sometidos a los límites de deducibilidad establecidos en el artículo 16 de la Ley 27/2014 de Impuesto sobre Sociedades.

Si tiene alguna duda al respecto nuestros expertos en Asesoramiento Fiscal – Contable estará más que encantados de ayudarles. Contacte con nuestro Despacho en el teléfono 91 714 04 89.

Otras noticias que le pueden ser de interés:

- Plazos y presentación del Impuesto sobre Sociedades 

¿Qué novedades contempla el nuevo Reglamento del Impuesto sobre Sociedades?

¿Te gusta esta página? Recomienda este sitio en tus redes sociales