Arrabe Asesores
· Área Privada
· Área Privada
 
 
¿Olvidó su contraseña?
Cancelar
Fuente: Elaboración propia 3 Marzo 2015

La nueva Ley de Segunda Oportunidad ya está en vigor

El pasado 28 de febrero entró en vigor el Real Decreto – ley 1/2015 de 27 de febrero de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social que contiene importantes modificaciones en materia de reducción fiscal y derecho concursal. Además comprende un paquete de ayudas económicas para familias y contribuyentes así como importantes bonificaciones para trabajadores autónomos que cumplan ciertos requisitos.

Trabajador
Trabajador

Este Real – Decreto ley de mecanismo de segunda oportunidad tiene como objetivo permitir que las personas físicas que hayan iniciado un proyecto empresarial sin éxito puedan emprender de nuevo sin tener que soportar durante toda su vida el lastre de las deudas en las que incurrió en su primera andadura profesional. Para lograr este fin se prevé un beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho siempre que se cumplan las siguientes condiciones:

- El deudor persona física obtendrá el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho una vez concluido el concurso por liquidación o por insuficiencia de la masa activa.

- El deudor deberá presentar la solicitud ante el Juez del concurso dentro del plazo de audiencia que se le haya concedido.

- El concurso no debe haber sido calificado como culpable, el deudor no debe haber sido condenado en sentencia firme por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración del concurso.

- El deudor debe haber intentado o haber celebrado un acuerdo extrajudicial de pagos.

- El deudor debe haber satisfecho en su integridad los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados y, si no hubiera intentado un acuerdo extrajudicial de pagos previo, al menos el 25% del importe de los créditos concursales ordinarios.

- El deudor debe someterse a un plan de pagos para los créditos no exonerados en un plazo de 5 años.

- El deudor debe cumplir con las obligaciones de colaborar con la Administración Concursal.

- No debe haberse beneficiado en los últimos 10 años de esta Ley de Segunda Oportunidad.

- No haber rechazado en los últimos 4 años una oferta de empleo “acorde a su capacidad” y aceptar que la exoneración figure en el registro público.

Por su parte, las deudas hipotecarias que no queden cubiertas con la entrega del inmueble en cuestión también quedarán exoneradas si se cumplen las anteriores condiciones salvo que esa deuda no se trate de un crédito ordinario o subordinado. Y, en cuanto al cónyuge endeudado, el beneficio se exoneración también se le aplica siempre que se trate de un régimen de bienes gananciales.

Sin embargo, no todas las deudas se van a poder exonerar y es que las contraídas con la Administración Pública no podrán ser eliminadas al igual que las derivadas de alimentos por sentencias de divorcio. En estos supuestos, el deudor tendrá un plazo de 5 años para satisfacer estas deudas debiendo presentar un plan de pagos que  debe ser aprobado por un Juez.

Una vez concedido este beneficio de exoneración, el deudor puede perderlo si no cumple con alguno de los requisitos anteriores, si incumple el plan de pagos para las deudas no exoneradas, si mejora sustancialmente si situación económica o si se demuestra la existencia de bienes, ingresos o derechos ocultos. Hay que tener en cuenta que una vez transcurrido el plazo de 5 años desde la concesión de este beneficio, éste será firme e irrevocable.

Este beneficio de exoneración de deudas ya está en vigor por lo que los autónomos o empresarios que quieran ya pueden solicitarlo. Sin duda, se trata de una medida que ayudará a potenciar que autónomos y empresarios se lancen a nuevas aventuras profesionales tras fracasos del pasado.

¿Te gusta esta página? Recomienda este sitio en tus redes sociales