Arrabe Asesores
· Área Privada
· Área Privada
 
 
¿Olvidó su contraseña?
Cancelar
Fuente: Elaboración propia 11 Mayo 2012

No habrá paz para los evasores...de impuestos

Los evasores podrán regularizar sus “activos ocultos” a cambio de abonar un 10% sobre las rentas no declaradas por el IRPF, el Impuesto sobre Sociedades y el IRPF de no residentes. Asimismo, se ha fijado un gravamen del 8% para los dividendos y rentas de fuente extranjera derivadas de la transmisión de valores representativos de los fondos propios de entidades no residentes en territorio español, siempre que se repatríen antes del 31 de diciembre de 2012.

Una vez transcurrido el plazo, se espera un incremento significativo de las actuaciones de control
Una vez transcurrido el plazo, se espera un incremento significativo de las actuaciones de control

Las últimas medidas del Gobierno dirigidas a la reducción del déficit público (Real Decreto-ley 12/2012, de 30 de marzo) han tenido un aspecto bien polémico: la Amnistía Fiscal.

 

Los evasores podrán regularizar sus “activos ocultos” a cambio de abonar un 10% sobre las rentas no declaradas por el IRPF, el Impuesto sobre Sociedades y el IRPF de no residentes. Asimismo, se ha fijado un gravamen del 8% para los dividendos y rentas de fuente extranjera derivadas de la transmisión de valores representativos de los fondos propios de entidades no residentes en territorio español, siempre que se repatríen antes del 31 de diciembre de 2012.

 

El importe de la regularización irá exento en ambos casos de intereses, recargo y, por supuesto, sanción. Tampoco habrá riesgo de sufrir un proceso por delito fiscal. Los fondos tendrán la “bendición fiscal” de la Administración, lo que no es poco, aunque la redacción del Real Decreto es confusa en este aspecto.

 

Para evitar malentendidos, aquél que ya hubiera sido citado por la Administración para iniciar procedimientos de comprobación o investigación tendentes a la determinación de las deudas tributarias no quedará amparado por este “perdón”. Ahora bien, si se ha realizado la regularización, sería de aplicación la excusa absolutoria.

 

Se trata de una medida excepcional por la urgencia de generar ingresos y, según las estimaciones del Ejecutivo, esta iniciativa permitirá que afloren, al menos, 25.000 millones de euros que antes no cotizaban en España, lo que supondrá para el Estado, al menos, 2.500 millones de euros, según esa estimación.

 

Eso sí, se benefician de esta Amnistía los que han estado defraudando al fisco. Mientras, muchas de las sociedades y personas que han cumplido con sus obligaciones piensan, con razón, que “no debe de haber paz para los malvados”, parafraseando la película que arrasó en los últimos premios Goya de cine. De otro modo, se anima a los defraudadores a seguir delinquiendo.

 

La medida está destinada a algunas de las grandes fortunas y algunas de las grandes empresas, no al común de los mortales. Pero, no nos engañemos, es una de las pocas vías para “seducir” a esos enormes capitales y de lograr que retornen a España. Es más, la previsión del Gobierno parece calculadamente baja teniendo en cuenta, por ejemplo, los recientes escándalos descubiertos sobre fugas de capitales españoles a Suiza o Liechtenstein. Recordemos que la Agencia Tributaria detectó, sólo en el HSBC suizo, unas 3.000 cuentas españolas que ocultaban cerca de 10.000 de euros. ¿Cuánto “dinero irregular” no habrá en otras cuentas del país y en otras cuentas de otras naciones?

 

Aún así, quiero pensar que estamos lejos del caso de Grecia. Su secretario de Estado de Finanzas, Dimitris Kouselas, estimó que los ciudadanos griegos tienen 280.000 millones de euros en cuentas suizas, una cantidad que supera el PIB (Producto Interior Bruto) del país.

 

El problema, en nuestro caso, es que muchos de los titulares de esos “activos ocultos” gozan del asesoramiento de grandes despachos y tienen bien presente los plazos en que prescriben los delitos, lo que restará eficacia a la Amnistía Fiscal.

 

Además, la Amnistía ha generado casi más dudas que respuestas, de manera que los defraudadores tardarán en entonar el “yo confieso”. El Ejecutivo se refiere a ella de forma breve en el Real Decreto-ley, dejando esta novedad para un desarrollo posterior. Por eso, hasta que Hacienda no haga pública la “letra pequeña” de este asunto es muy probable que nadie o muy pocos se acojan a esta medida.

 

En cualquier caso, el plazo para acogerse a este “perdón” acaba el 30 de noviembre. A partir de ahí, debemos entender que la Administración pondrá en marcha todos los convenios de doble imposición y acuerdos de información que se han firmado en los últimos años con territorios como Andorra, Panamá, Antillas o Singapur, y lo que es más importante, endurecer el régimen sancionador para el dinero no declarado.

 

La Administración española tiene que habilitar los mejores medios para luchar contra las bolsas de fraude. Eso es mucho más eficaz que la Amnistía, estableciendo multas ejemplarizantes, que colaboren a crear realmente una conciencia cívica.

 

Si se dota de los medios necesarios a la inspección, la Agencia Tributaria podría frenar tanto la evasión como el problema que supone la economía sumergida, que se mantiene en España en torno al 20% del PIB: unos 200.000 millones de euros, según un reciente informe de la CEOE. La gran patronal relaciona este hecho con las subidas de impuestos y teme que el incremento de la presión fiscal pueda incentivar a que la economía sumergida aumente. En cambio, mejorar la inspección evitaría subidas de impuestos. Otro reciente documento del instituto Tax Research para el Parlamento Europeo estima que el Estado español deja de ingresar unos 73.000 millones de euros  por la economía sumergida.

 

En paralelo, la Unión Europea debe de incrementar las medidas para terminar con los “paraísos fiscales” y aumentar la lucha contra la evasión de capitales desde el continente.

 

Es decir, menos Amnistía y más inspección; que se produzcan condenas ejemplarizantes. Si se articulan acciones que sigan favoreciendo a los defraudares nunca calará en España una cultura del compromiso y de la ética, tan necesaria en nuestro país, en este y en otros aspectos.

¿Te gusta esta página? Recomienda este sitio en tus redes sociales