Arrabe Asesores
· Área Privada
· Área Privada
 
 
¿Olvidó su contraseña?
Cancelar
Fuente: Elaboración propia 19 Junio 2013

El tratamiento fiscal de los trabajadores desplazados fuera de España

Durante los últimos años los legisladores han ido introduciendo y configurando un sistema que busca favorecer la internacionalización de las empresas españolas, dotando para ello de recursos fiscales “ventajosos” para que directivos y trabajadores de alta cualificación puedan entrar y salir del país gozando de ahorros muy considerables.

Cada vez son más los trabajadores que se ven "obligados" a buscar oportunidades fuera de España
Cada vez son más los trabajadores que se ven "obligados" a buscar oportunidades fuera de España

Hoy en día y con la complicada situación económica que tenemos en España, cada vez son más los trabajadores que buscan alternativas laborales fuera tanto en sus empresas, como a través de la mejora en búsqueda de nuevas oportunidades. Esta figura laboral viene acompañada de la posibilidad de aplicar un régimen específico que comúnmente se conoce como “Régimen especial para los trabajadores residentes desplazados fuera de España”

De este modo para aquellos trabajadores que desarrollen trabajos en el extranjero también podrán optar entre dos supuestos:

El previsto en el artículo 7 p) de la Ley del I.R.P.F. que considera exentas las rentas de trabajo bajo las siguientes condiciones:

1. Estos trabajos se tienen que hacer de forma efectiva en el extranjero.

2. Debe existir relación contractual con una entidad no residente en España.

3. Que en el país donde se desempeñen los trabajos se aplique algún impuesto de naturaleza análoga al del I.R.P.F, excluyendo aquellos países calificados como paraísos fiscales o de fiscalidad ventajosa.

4. La exención tendrá un límite máximo de 60.101,21 € anuales.

También se podrá optar por el régimen previsto en el artículo 9.A.3.b) del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas que prevé la exención del exceso que perciban los trabajadores de empresas con destino en el extranjero sobre las retribuciones totales que obtendrían en el caso de hallarse destinados en España.

A estos efectos, por destino en el extranjero debe entenderse el caso en el que exista un cambio de centro de trabajo a efectos laborales, un traslado que conlleve que el trabajador va a residir más de 183 días fuera de España, y no lo sea de manera circunstancial o temporal.

En este punto, conviene recordar los conceptos generalmente aceptados por los Convenios para evitar la Doble Imposición Fiscal Internacional y que siguen los moldes de la OCDE sobre la residencia fiscal y que es por el que se determina el lugar de tributación efectiva de un contribuyente.

De este modo se considera que quien no cumpla los siguientes requisitos, no podrá ser considerado residente fiscal en España:

1. Quien permanezca menos de 183 días en España durante el año natural.

2. Que radique fuera de España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos de forma directa o indirecta.

Teniendo en cuenta que para determinar el centro de intereses económicos, se tiene en cuenta los siguientes parámetros:

-          ¿Dónde se genera la mayor parte de la renta del contribuyente?

-          ¿Dónde se sitúa la mayor parte de su patrimonio?

-          ¿Dónde se manifiesta de manera más significativa su capacidad económica?

En definitiva, antes de salir de España o si estás en fase de negociar un nuevo contrato de trabajo, conocer estos detalles te puede ayudar a ahorrar impuestos o al menos a afrontar la negociación desde otro punto de vista.

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

¿Te gusta esta página? Recomienda este sitio en tus redes sociales