D urante la última reunión del Consejo de Ministros se ha aprobado el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del vehículo eléctrico y conectado (PERTE VEC) con un presupuesto de 24.000 millones de euros para la fabricación de vehículos eléctricos, sostenibles y accesibles. Así lo ha confirmado la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto en rueda de prensa al calificar este PERTE como un «proyecto estratégico e hito histórico» para la industria de automoción, que debe permitir a España liderar el cambio hacia la movilidad del futuro, sostenible, digital y segura”.

Del presupuesto total destinado a este PERTE, 4.295 millones de euros son de inversión pública (procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia) y 19.700 millones de euros de inversión inducida privada a través de una alianza público – privada a través de la Mesa de la automoción constituida el año pasado en la que participan el Gobierno, las Comunidades Autónomas, asociaciones empresariales y sindicatos y de un grupo interministerial que reúna a los siete departamentos implicados) que ayudarán a la creación de 140.000 puestos de trabajo y al aumento hasta el 1,7% del PIB.

Concretamente, 3.000 millones de euros se destinarán a la fabricación de nuevos modelos de vehículo eléctrico e híbrido en plantas adaptadas al objetivo de neutralidad climática previsto para el año 2050; 40 millones de euros se destinarán a la creación de un plan tecnológico en el sector; 800 millones que irán destinados al Plan MOVES; 300 millones de euros para el Plan MOVES singulares; un quinto eje se destinará a la formación y recualificación de los trabajadores y el resto se dedicará a facilitar el acceso a estos nuevos vehículos a los consumidores finales.

El objetivo de estos planes es claro: alcanzar, en el año 2023, los 250.000 vehículos eléctricos matriculados y entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga en toda la red. Y todo ello sobre la base de seis pilares: garantizar la resiliencia de la industria del automóvil, impulsar la inversión industrial, ampliar la autonomía industria de España, integrara a empresas en las cadenas de valor industriales, mejorar la competitividad y alcanzar el compromiso de España y la UE sobre neutralidad climática en 2050.

El PERTE del vehículo eléctrico conectado tendrá dos ámbitos de actuación

Este PERTE VEC contará con dos ámbitos de actuación: impulso de proyectos transformadores, la I+D, la fabricación de ensamblajes, pilas de hidrogeno y baterías y el de las medidas facilitadoras que puedan coadyuvar al ecosistema, como las normativas para el despliegue de los puntos de recarga, la digitalización o la economía circular.

A los proyectos transformadores se destinarán 15.245 millones de euros, de los que 3.160 millones procederán de la inversión pública y 12.085 millones de inversión privada. Al desarrollo y la fabricación del vehículo eléctrico se destinarán 2.975 millones de euros de inversión pública y 11.900 millones de euros de inversión privada. Los restantes 270 millones se repartirán entre tres programas: Plan Tecnológico de Automoción Sostenible, Programa de espacios de datos sectoriales e Inteligencia Artificial en las cadenas de valor.

Al eje de las medidas facilitadoras que puedan coadyuvar al ecosistema se destinarán 1.135 millones de euros de inversión pública y 7.629 millones de euros de inversión privada. La gran mayoría, 1.100 millones de euros públicos y 7.608 millones de euros privados, serán para el Plan de incentivos a la instalación de puntos de recarga, a la adquisición de vehículos eléctricos y de pila de combustible y a la innovación en electromovilidad, recarga e hidrógeno verde. En este apartado están incluidos los 400 millones (ampliables a 800 millones) del MOVES III y del MOVES Singulares para incentivar la compra de vehículos eléctricos o híbridos enchufables.

Requisitos del PERTE VEC

Este PERTE VEC tiene que cumplir una serie de requisitos para poder acogerse a los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, requisitos impuestos por la Comisión Europea. Estas son las condiciones:

  • Los proyectos que subvencionará el PERTE VEC tienen que estar liderados por cinco empresas tractoras.
  • Los proyectos tendrán que generar impacto en dos Comunidades Autónomas distintas.
  • Contar con un 40% de pymes y con una entidad proveedora de conocimiento.

Uno de los proyectos confirmados sería la fábrica de baterías que la compañía Phi4Tech instalará en Extremadura y que dará formación hasta a 150.000 personas en los próximos años. No obstante, el Ejecutivo prevé tener lista la convocatoria de ayudas de la actuación integral sobre la cadena de valor en el cuarto trimestre del año y prevé resolverla en febrero de 2022.

Por su parte, las empresas que quieran participar deberán contar con un fabricante de equipos original de fabricación y ensamblaje de vehículos, así como un fabricante de baterías eléctricas o de pila de hidrógeno de combustible y fabricantes de otros componentes, como pueden ser una planta de producción de motores eléctricos o productores de materiales o innovación de procesos.

Entre los fabricantes de equipos originales y de ensamblaje se podrá incentivar la creación de nuevas líneas de fabricación de vehículo eléctrico o la adaptación de las líneas existentes. Estas nuevas líneas de fabricación deberán estar digitalizadas, tendrán que contar con nuevas tecnologías e implementar la figura del gemelo digital en la fabricación.

Por su parte, en la fabricación de baterías y equipos de hidrógeno hay dos opciones: crear o adaptar en España fábricas de producción de baterías de litio o capacidad de producción del sistema de alimentación eléctrica y tren de potencia, o crear la capacidad de producir pilas de hidrógeno en España.

En cuanto a la fabricación de otros componentes necesarios para el vehículo eléctrico deberán incorporar una planta de producción operativa en la que se incorporen métodos de fabricación innovadores a través de la digitalización y la robótica, al tiempo que se incentivará la cooperación de las empresas TIER de otros sectores.

Entre los bloques adicionales en los que se estructura el PERTE destaca la fabricación de componentes de vehículos eléctricos inteligentes, la microconectividad y procesadores, así como la fabricación de sistemas de recarga.

Para la gestión de este PERTE VEC se nombrará a una persona de reconocido prestigio que tenga capacidad de liderar este proyecto (suena el nombre de Raúl Blanco, actual secretario general de Industria y Pymes), el cual será el vicepresidente. Asimismo, contará con un grupo de trabajo interministerial, en el que se verán implicados hasta siete carteras distintas (Industria, Economía, Transición Ecológica, Ciencia, Educación, Hacienda Transporte y el grupo económico del presidente). Por otra parte, también contará con la mesa de automoción, que estará formada por las comunidades autónomas, las principales asociaciones empresariales del sector y los sindicatos.

Con este PERTE, el Ejecutivo espera lograr un impacto de unos 19.000 millones de euros en el sector privado entre los años 2021 y 2024 y elevar su participación en el PIB desde el 11% actual hasta el 15%, dando una importancia crucial al componente territorial con dos millones de empleos indirectos y 330.000 directos.

Dinos tu opinión