E l Gobierno parece que se resiste a prorrogar la prohibición del corte de suministros de luz, gas y teléfono a aquellas personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad económica como consecuencia de la crisis del Coronavirus (COVID-19).

Esta medida, la de prohibir los cortes de suministros a personas en situación de vulnerabilidad económica, fue aprobada por el Gobierno a finales del mes de marzo a través del Real Decreto – Ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19 y fue prorrogado hasta el mes de septiembre. Actualmente esa prohibición a los cortes de suministros no está en vigor.

Precisamente, para prorrogar esa prohibición del corte de suministros y proteger a las personas más vulnerables, el sector de Unidas Podemos del Gobierno insiste desde hace varias semanas al Ejecutivo para que aprueba la prórroga de esta prohibición, aunque por el momento dicho anuncio no se ha producido. Es más, se esperaba que esto tuviera lugar en el Consejo de Ministros del pasado 1 de diciembre, pero no fue así.

El Gobierno congelará la parte fija del recibo de la luz

Lo que sí ha anunciado el Gobierno es la congelación de la parte fija del recibo de la luz hasta el próximo 1 de abril de 2021. La parte fija del recibo de la luz suponen 14.000 millones de euros de costes del sistema eléctrico.

El Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) está tramitando un Real Decreto para repartir entre los distintos consumidores los 7.000 millones de costes eléctricos asociados a la política energética, que se abonan mediante el recibo de la luz. Este Real Decreto se retrasará hasta el mes de abril ya que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha postergado hasta abril la regulación de los nuevos peajes para que  las empresas eléctricas puedan adaptar los equipos de medida, los sistemas de facturación y los contratos para la entrada en vigor de la nueva estructura del recibo de la luz, con tras tramos horarios y tarifas distintas en cada uno de ellos -punta, llano y valle- en el caso de los consumidores domésticos.

En consecuencia, el Gobierno ha decidido prorrogar los importes de la parte fija del recibo de la luz, que incluye los cargos y los peajes, hasta el mes de abril que es cuando tendrá lugar la aprobación de los nuevos peajes.

Dinos tu opinión