L a Comunidad de Madrid ha presentado la Estrategia frente al COVID-19 para que Madrid no se pare que entrará en vigor el próximo 30 de julio y que, entre otras medidas, impondrá el uso obligatorio de la mascarilla en cualquier lugar público, ya sea abierto o cerrado y la limitación de reuniones, tanto en domicilios particulares como en el exterior (restaurantes y terrazas) a un máximo de 10 personas.

Con este nuevo Plan, que cuenta con cinco pilares fundamentales: medidas de prevención y control, mantenimiento del Sistema Sanitario, atención a colectivos vulnerables, comunicación fluida y de formación para la salud de la población y otras medidas para facilitar la vuelta a la normalidad, la Comunidad de Madrid tiene como objetivo frenar el número de contagios por Covid19, que en las últimas semanas han crecido considerablemente.

La Estrategia frente al COVID-19 para que Madrid no se pare cuenta con 11 medidas: el uso obligatorio de mascarilla en todos los espacios; un proyecto experimental de cartilla COVID-19; limitación de aforo de grupos de 10 personas en espacios públicos y privados; cierre del ocio nocturno a las 01:30 horas; proyecto de un futuro hospital y hotel medicalizado; más rastreadores y compra de material; campaña para jóvenes y refuerzo de la vacunación de la gripe; más PCR y estudios serológicos; Planes de elasticidad del SERMAS; protección de los mayores; medidas tecnológicas y en el Aeropuerto de Madrid Barajas.

Uso obligatorio de la mascarilla

El uso de la mascarilla en espacios públicos, ya fueran abiertos o cerrados, ya era obligatorio desde el pasado 20 de mayo de 2020 y a nivel nacional, pero estaba limitado a que se cumpliera la distancia interpersonal de 2 metros. Si existía esa distancia, no era obligatorio el uso de la mascarilla. Pues bien, al igual que se ha hecho en el resto de regiones (a excepción de Islas Canarias que aún no ha aprobado su obligatoriedad en todo momento), la Comunidad de Madrid establece su uso obligatorio, aunque haya distancia interpersonal de 2 metros.

Desde el próximo 30 de julio de 2020, el uso de la mascarilla será obligatorio en la vía pública, en espacio al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, con independencia del mantenimiento de la distancia física interpersonal de seguridad.

Las excepciones son las mismas: menores de 6 años de edad; personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria; aquellas que, por situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla; personas que practiquen deporte al aire libre; durante el consumo de bebidas y alimentos; en los espacios de la naturaleza o al aire libre fuera de núcleos de población, siempre y cuando la afluencia de las personas permita mantener la distancia interpersonal de seguridad; en las piscinas durante el baño y mientras se permanezca en un espacio determinado en las mismas, sin desplazarse, y siempre que se pueda garantizar el respeto de la distancia de seguridad interpersonal.

Proyecto experimental de cartilla COVID-19

Esta medida que es, sin duda, la que ha generado mayor controversia, supone la creación, a partir del mes de septiembre, de un proyecto experimental de una cartilla COVID-19, similar a la cartilla de vacunación y que se podría incorporar a la Tarjeta Sanitaria Virtual, con el objetivo de dejar reflejado en la misma si el titular ha superado o no el Covid19, si tiene anticuerpos, si se ha hecho PCR o si ha tenido acceso a otras pruebas. Aunque en un primer momento, se dijo que las personas que ya hubieran pasado la enfermedad, podrían “disfrutar” de medidas más flexibles como evitar confinamientos, acceder con seguridad a establecimientos como los gimnasios, a museos, a cines y, en general, a cualquier recinto cerrado, esto se ha descartado y la cartilla COVID-19 sólo se utilizará por el personal sanitario para conocer quiénes han sufrido o no la enfermedad.

Limitación de reuniones a grupos de 10 personas

Tanto en domicilios particulares como en reuniones en el exterior (parques, terrazas o restaurantes), las reuniones sólo podrán ser de un máximo de 10 personas.

Cierre del ocio nocturno a las 01:30 horas

Teniendo en cuenta que uno de los focos donde se han detectado más rebrotes por Covid19 ha sido en el ocio nocturno (con alguno de estos casos localizado en la Comunidad de Madrid), se limita el horario del ocio nocturno que a partir de hoy sólo podrá abrir hasta las 01:30 horas, estando también limitados los grupos a un máximo de 10 personas y no pudiendo recibir nuevos clientes más allá de las 01:00 horas.

Asimismo, se prohíbe el uso compartido de dispositivos de inhalación de tabaco o similares, como cachimbas o pipas de agua, tanto en el exterior como en el interior de cualquier establecimiento abierto al público y se limita el aforo de los mercadillos de venta ambulante equiparándolas con las medidas adoptadas para el resto de comercios minoristas.

Apoyo sanitario para combatir los nuevos rebrotes

El resto de medidas, de corte sanitario, son la habilitación de dos pabellones del IFEMA para derivar a pacientes con Covid19 a estos dos pabellones y evitar que se vuelvan a llenar los hospitales y proteger al personal sanitario. Esto será mientras esté finalizado el futuro hospital de Emergencias de la Comunidad de Madrid que se llamará Isabel Zendal.

Para lograr detectar más casos de Covid19 y evitar su propagación, la Comunidad de Madrid va incrementar de 186 a 360 el número de rastreadores, se van a incrementar las compras de material sanitario y de protección para tener suministro suficiente durante los próximos 75 días, se van a realizar 60.000 pruebas diarias de PCR, se va a llevar a cabo, por parte del Canal de Isabel II, un estudio de aguas residuales para detectar posibles brotes en base al alcantarillado.

Por otro lado, se va a llevar a cabo una campaña de sensibilización e información dirigida a los jóvenes ya que es dónde se está detectando un mayor número de contagios y estudios serológicos en institutos y centros de educación especial.

Asimismo, se va a impulsar la campaña de vacunación frente a la gripe, con el objetivo de llegar a una mayor población, por lo que se ha aumentado el número de vacunas adquiridas respecto al año anterior y se va a captar y vacunar frente al neumococo a los adultos a partir de los 60 años, así como los diferentes grupos de riesgo recomendados con el objetivo de evitar enfermedades de carácter respiratorio.

Dinos tu opinión