E l ministro de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social, José Luis Escrivá, se reunió ayer con los representantes de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) y la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos de España (UATAE) para presentar la primera propuesta para el nuevo sistema de cotización por ingresos reales para trabajadores autónomos.

El nuevo sistema presentado se asemeja mucho a la propuesta realizada por UPTA y consiste en un sistema de cotización en el que los trabajadores autónomos van a poder elegir su base de cotización dentro de unos tramos en función de los ingresos que, previsiblemente, vayan a tener. Con este sistema, 1,1 millones de trabajadores autónomos que ingresan menos de 25.000 euros anuales pagarán menos, al contrario que los 700.000 trabajadores autónomos que actualmente ingresan más de 25.000 euros anuales que verán incrementada su cuota mensual.

Por otro lado, los trabajadores autónomos que ingresen cantidades inferiores al SMI (actualmente 10.302,60 euros) podrán optar por cotización en base a varios tramos, que todavía no se han especificado.

El sistema planteado por Escrivá aboga por un sistema «flexible, que se pueda modificar a lo largo del año y que se regularice un año después, incluso con la posibilidad de que se devuelva el exceso de cotizaciones pagado por el trabajador».

En este sentido, se seguirá dando la posibilidad a los autónomos de modificar cada tres meses su base de cotización y en el mes de octubre de cada año, Hacienda enviará a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) el rendimiento neto calculado en el IRPF de los autónomos, la Tesorería pasará a comparar las bases de cotización provisionales y el rendimiento neto y procederá bien a devolver lo pagado de más o a reclamar lo que falte si se ha pagado de menos.

El nuevo sistema de cotización no está dirigido a todos los trabajadores autónomos

El sistema diseñado por el Ministerio de Seguridad Social no está dirigido al total de trabajadores autónomos que están en activo en España a día de hoy. Así, de los tres millones de autónomos que existen a día de hoy, quedarían fuera de este sistema algo más de un millón de societarios que tributan por el Impuesto sobre Sociedades.

Por lo tanto, afectaría fundamentalmente a alrededor de 1,5 millones que ahora tributan por el sistema de estimación directa y existe la duda de si también podrían incluirse los más de medio millón de trabajadores por cuenta propia que tributan por módulos, ya que su incorporación requeriría cambiar su sistema de tributación con la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT).

Además del total de autónomos al que va dirigido este sistema, 1,1 millón de autónomos pagarían menos frente a 700.000 autónomos que pagarían más en función de si ingresan por encima o por debajo de 25.000 euros anuales.

ATA se muestra en contra de la aprobación del sistema de cotización por ingresos reales

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, se ha mostrado contrario a la cotización por ingresos reales desde que, hace meses, empezó a trabajar en ella el Gobierno al considerar que no era el mejor momento, teniendo en cuenta la actual crisis económica provocada por el Covid19.

Además, la propuesta presentada por el Ministerio de Seguridad Social ha sido fuertemente criticada al llevar a 700.000 trabajadores autónomos a pagar más en su cuota mensual. No obstante, aboga por que se implante un sistema en el que los autónomos puedan adaptar su cotización a sus ingresos.

UPTA y UATAE sí están a favor de la cotización por ingresos reales

Las otras asociaciones más importantes de trabajadores autónomos, UPTA y UATAE, sí son favorables a la aprobación del nuevo sistema de cotización por ingresos reales para trabajadores autónomos.

No obstante, UPTA aboga por que esté implantado el nuevo modelo para los que tributan por estimación y por módulos y, en «una segunda fase» se incluya también a los societarios «porque no tendría sentido tener distintos tipos de cotización a la Seguridad Social en función de cómo se tribute a Hacienda.

Asimismo, defienden que es “fundamental” que las cotizaciones se regularicen, y que todos los autónomos puedan elegir libremente entre el mínimo y el máximo que se establezca en los distintos tramos. La regulación por exceso o por defecto debe hacerse cuando tengamos los datos de los rendimientos de trabajo al final del año fiscal”.

¿Cuándo entrará en vigor?

Las negociaciones para la aprobación del sistema de cotización por ingresos reales sólo acaban de comenzar por lo que es pronto para anticipar la fecha de la entrada en vigor de este sistema de cotización, aunque fuentes del Gobierno, hablan del año 2022.

De momento, habrá que esperar cómo avanzan las negociaciones, sobre todo teniendo en cuenta el rechazo de la principal de las asociaciones de autónomos, ATA.

Dinos tu opinión