El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) tiene intención de firmar un convenio de colaboración con los registradores mercantiles para llevar a cabo un mayor control e imposición de sanciones a las “empresas zombis” que no lleven a cabo la presentación de sus Cuentas Anuales en el Registro Mercantil correspondiente.

Actualmente, la Ley de Sociedades de Capital (LSC) ya contempla sanciones a las empresas que no depositen en plazo las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil que le corresponda. Concretamente, estas sanciones son de 1.200 a 60.000 euros, pudiendo llegar en algunos casos a los 300.000 euros, pero, en la práctica, según los cálculos de Iberinform, la filial de Crédito y Caución, más de un millón y medio de empresas registradas oficialmente llevan años sin presentar sus Cuentas Anuales. Sin embargo, el ICAC tan solo tramita 150 sanciones al año, aproximadamente.

La no presentación de las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil es una práctica habitual llevada a cabo por empresas zombis que no tienen ninguna actividad, pero siguen activas a todos los efectos al no haberse disuelto correctamente. Estas empresas pueden ser utilizadas para llevar a cabo actuaciones delictivas, cuestión que tanto el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital como el ICAC quieren abordar.

Precisamente, para acabar con esta situación, el nuevo reglamento de la Ley de Auditoría de Cuentas, publicado el pasado 30 de enero, contempla una batería de medidas para potenciar y agilizar el procedimiento sancionador contra las empresas que no depositen sus cuentas anuales. Dentro de esas acciones se encuentra la próxima firma de un convenio colaborador entre el ICAC y los registradores mercantiles para que éstos se encarguen de la supervisión y la incoación de los expedientes sancionadores.

Este convenio de colaboración se espera que esté firmado antes del 31 de julio de 2021, fecha límite para la presentación de Cuentas Anuales 2020 por lo que, es posible, que ya desde esa fecha pueda comenzar a perseguirse a las empresas que no cumplan con su obligación de depositar en plazo sus Cuentas Anuales.

Con estas actuaciones, el ICAC espera que en 2021 su actividad sancionadora se duplique y el importe de la recaudación salte de los 685.000 euros ingresados por este concepto en 2019 a una cifra de más de 1,1 millones.

Dinos tu opinión