Un tipo mínimo del 25% en el Impuesto sobre Sociedades para todos los países de la zona Euro a partir de 2023 que servirá para armonizar este impuesto en la Unión Europea. Esa es una de las pretensiones incluidas en la hoja de ruta que ha presentado la Comisión Europea para que los Estados Miembros de la UE consigan ingresar los 70.000 millones de euros anuales procedentes de la elusión fiscal del Impuesto sobre Sociedades.

Dentro de esa hoja de ruta con recomendaciones fiscales a los países que deberán llevar a la práctica en el plazo de dos años, destaca la creación de un tipo mínimo del 25% en el Impuesto sobre Sociedades para todos los países de la Unión Europea.

Este tipo mínimo se esperar lograr a través de las negociaciones que se están produciendo actualmente en la OCDE y que se basan en dos pilares: el derecho de cada país a gravar parte de los beneficios conseguidos por compañías sin presencia física en su territorio y el establecimiento de una base imponible mínima y efectiva para las multinacionales. Una vez que haya luz verde en la OCDE, la Comisión Europea trasladará de forma inmediata y a través de directivas propias todo lo pactado a la legislación europea y cada Estado Miembro (entre ellos, España) deberá adaptar esa directiva a su legislación estatal.

Esta armonización fiscal en Sociedades ha adquirido mayor protagonismo después de que Estado Unidos manifestara su intención de impulsar una armonización de Sociedades a nivel mundial con un tipo mínimo y común con el objetivo de acabar con la carrera a la baja entre países y poner fin a la competencia fiscal. Este objetivo es apoyado por la OCDE, la Comisión Europea, Alemania, Francia, España y el propio FMI.

Aunque aún se desconoce cómo se articulará ese tipo de gravamen mínimo en el Impuesto sobre Sociedades, según avanzan desde Cinco Días, se aglutinarían todos los beneficios obtenidos en los Estados Miembros de la UE por una multinacional concreta en una única base imponible, dejando de lado así el actual mosaico que componen las 27 legislaciones nacionales. Después, se asignará una parte de estos beneficios a cada uno de los países europeos mediante una fórmula predeterminada que aún está estudiándose y a la que sólo estarían sujetas las multinacionales que operasen en más de un país comunitario.

Este tipo mínimo en Sociedades, según palabras de Paolo Gentiloni, comisario de Economía de la Comisión Europea, “recortará los costes administrativos, reducirá la evasión fiscal y ayudará a crear empleos e inversión” y servirá para sufragar los 800.000 millones de euros del Fondo de Recuperación Europeo de ayudas a los países afectados por la crisis del Covid19.

El G7 a favor de implantar un tipo mínimo en Sociedades

La propuesta de la Comisión Europea de implantar un tipo mínimo en el Impuesto sobre Sociedades para todos los países de la zona Euro cuenta con el apoyo del G7, compuesto por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y  Reino Unido, que ya han alcanzado un acuerdo para imponer una tasa mínima global del 15% en el Impuesto sobre Sociedades.

Además de este tipo mínimo del 15%, en la cumbre del G7 se aprobado que las multinacionales tributen en el país donde generen sus ingresos y no donde tengan su sede.

De aprobarse ese tipo mínimo en Sociedades en el seno de la Comisión Europea, España deberá trasponer esa directiva a la normativa española con el impacto fiscal que eso supondría en función del tipo elegido. Desde Arrabe Asesores informaremos de todo lo relacionado con este posible nuevo tipo mínimo en Sociedades a nivel europeo.

Dinos tu opinión