L a recuperación de la deducción en IRPF por rehabilitación de vivienda ya es una realidad. Los contribuyentes ya pueden beneficiarse de una deducción en IRPF de hasta el 60% por los importes satisfechos, desde el pasado 6 de octubre de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2022 por obras de rehabilitación de vivienda habitual o de mejora de la eficiencia energética de viviendas. Así viene establecido en el Real Decreto – Ley 19/2021, de 5 de octubre de medidas urgentes para impulsar la actividad de rehabilitación edificatoria en el contexto del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. 

Esta deducción por rehabilitación de vivienda habitual, que ya estaba vigente hasta 2013 que desapareció (junto con la deducción por hipoteca de vivienda habitual), tiene como objetivo incentivar a los contribuyentes a realizar obras en sus viviendas que contribuyan a mejorar su eficiencia energética. Se trata de una medida incluida en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia aprobado por el Ejecutivo y que cuenta con una dotación presupuestaria de 450 millones de euros.

Deducción por rehabilitación en vivienda habitual en IRPF de hasta el 60%

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha estado trabajando con el Ministerio de Hacienda para definir el importe de esta deducción y su entrada en vigor, cuyos porcentajes de deducción en IRPF serían los siguientes:

  • Deducción del 20% de las cantidades invertidas en la obra rehabilitación en caso de obras que mejoren la eficiencia energética y reduzcan, al menos, un 7% de demanda de calefacción y refrigeración de la vivienda. También aplicable para cualquier vivienda destinada a alquiler siempre que ésta se alquile antes del 31 de diciembre de 2023 con un máximo de deducción de 5.000 euros.
  • Deducción del 40% si la mejora o rehabilitación ha contribuido a reducir un 30% del consumo de energía primaria no renovable, acreditable en ambos casos a través del certificado de eficiencia energética.
  • También aplicable para cualquier vivienda destinada a alquiler siempre que ésta se alquile antes del 31 de diciembre de 2023 con un máximo de deducción de 7.500 euros.
  • Deducción del 60%, en el caso de las obras que contribuyan a la mejora de la eficiencia energética de edificios de uso predominantemente residencial, que reduzcan el consumo de energía primaria no renovable (referida a la certificación energética) en un 30% como mínimo, o bien, la mejora de la calificación energética del edifico para obtener una clase energética “A” o “B”. La base máxima anual de deducción será de 5.000 euros anuales.

La dotación presupuestaria para sufragar estas deducciones procede del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y se cuantifican en 450 millones de euros que se financiarán con los 6.820 millones de euros provenientes de los fondos europeos y que se destinarán a la rehabilitación de vivienda y regeneración urbana. Según el Ministerio de Transportes Movilidad y Agenda Urbana, esta cantidad es una reserva que se irá utilizando para aplicar las deducciones y puede ser que se utilice todo o parte, ya que irá en función de la evolución de la aplicación de la deducción.

Dinos tu opinión