A cabar con la competencia fiscal es el objetivo que persiguen las grandes organizaciones internacionales y prueba de ello es el acuerdo alcanzado hace unas semanas por la OCDE al firmar el compromiso por implantar a nivel internacional un tipo mínimo del 15% en el Impuesto sobre Sociedades. Este acuerdo ha sido ahora refrendado por el G20, cuyos ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales se han reunido durante dos días en Venecia hasta lograr el acuerdo de implantar un tipo mínimo del 15% en el Impuesto sobre Sociedades.

Este acuerdo alcanzado en el seno del G20 es similar a los adoptados por el G7 o la OCDE: las multinacionales que facturen más de 750 millones de euros al año estarán sometidas a un tipo mínimo del 15% en el Impuesto sobre Sociedades y deberán tributar en el país donde generen sus ingresos y no donde tengan su sede social. De esta manera, se quiere evitar que las multinacionales sólo tributen en los países con una política fiscal más beneficiosa, eliminando así la llamada competencia fiscal.

No obstante, se contemplan algunos incentivos fiscales como la reducción de una cantidad de ingresos que sea al menos el 5% del valor de los activos tangibles y el 5% del coste de salarios, aunque eso será dentro de 10 años. Antes existe un periodo transitorio que comienza en el 8% del valor de los bienes materiales y en el 10% de los costes de nómina. Año tras año estas reducciones se irán enfilando hacia el 5% que fija la propuesta.

Como ya ocurrió con el acuerdo adoptado en el seno de la OCDE, la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha recibido este acuerdo con optimismo. Concretamente, ha manifestado que contribuirá a tener “una fiscalidad internacional más justa, sostenible y adaptada al nuevo contexto global». Este es un acuerdo sin precedentes para tratar de establecer un sistema más justo y sólido a nivel global, adaptado al siglo XXI. Es un acuerdo histórico, pero no es el final del camino, es el principio de un proceso en el que debemos seguir trabajando a nivel global y europeo”.

Se aparcan las negociaciones de la Tasa Google

La aprobación de este tipo mínimo del 15% en el Impuesto sobre Sociedades ha provocado que la Comisión Europea paralice los trabajos y negociaciones para la aprobación de una Tasa Digital, similar a la Tasa Google aprobada por el Ejecutivo español a finales del pasado año.

Así lo confirmó el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, en unas declaraciones: “Informé a la secretaria Yellen sobre nuestra decisión de dejar en suspenso la propuesta de la Comisión sobre un impuesto digital para permitirnos estar concentrados y trabajar mano a mano en la última etapa de este acuerdo histórico».

Cuándo entrará en vigor este tipo mínimo del 15% en el Impuesto sobre Sociedades

El acuerdo adoptado en el seno del G20 se espera que sea refrendado en la cumbre del mes de octubre para su total aprobación y entrada en vigor el 1 de enero de 2022. Recordemos que los países miembros del G20 más del 80% del PIB mundial, el 75% del comercio mundial y el 60% de la población del planeta, incluyendo a Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Francia, Alemania e India.

Dinos tu opinión