En los nuevos Presupuestos Generales del Estado para 2021 se contempla la creación de un nuevo impuesto verde que gravará los residuos y suelos contaminados con un máximo de 40 euros por tonelada el depósito en vertedero y la incineración, reduciéndose en un 50% si los residuos se recogen separadamente.

Este nuevo impuesto verde que grava los residuos aparecerá regulado en la nueva Ley de residuos y suelos contaminados en la que ya está trabajando el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) en colaboración con el Ministerio de Hacienda y las Comunidades Autónomas y podría ver la luz a mediados de 2021.

El principal escollo precisamente son las Comunidades Autónomas que, en principio, son las competentes en la materia. Precisamente para lograr su consentimiento, el MITECO les remitió un primer borrador del texto del impuesto según informan desde El Economista.

Propuesta del Gobierno para la creación del impuesto que gravará los residuos

El primer borrador del impuesto que gravará los residuos y que ha sido remitido desde MITECO a las Comunidades Autónomas contempla gravar el vertido de residuos no peligrosos con 40 euros por tonelada y la incineración con 20 euros; pero si el 15% de los biorresiduos municipales se recoge separadamente, la cuota tributaria del vertido es de 30 euros (15 euros la incineración) y si la separación alcanza el 30%, el vertido se queda en 20 euros y la incineración en 10 euros.

En el caso de los residuos peligrosos, el depósito en vertedero costaría 15 euros y la incineración 10 euros. Para los residuos inertes, el vertido se fija en tres euros.

Con este nuevo impuesto verde, la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AWAT) prevé recaudar 861 millones de euros en 2021, estando dirigido a todos los contribuyentes, elevando así la carga fiscal de toda la población.

Dinos tu opinión