E l Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ha emitido una recomendación, dirigida a los trabajadores que durante 2020 han estado en ERTE como consecuencia de la crisis del Coronavirus (COVID-19, en la que insta a éstos solicitar al Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) o a su empleador un incremento en la retención de IRPF aplicada en su prestación de desempleo o en su nómina mensual.

En su comunicado, Gestha advierte que “la declaración del próximo año supondrá más de un disgusto para los trabajadores afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo” y que “para evitar sustos en la declaración del próximo año”, es conveniente pedir al SEPE que retenga el IRPF (en aquellos casos en los que el trabajador aún sigue de ERTE) o solicitar a la propia empresa que haga un ajuste y aplique una mayor retención (para los trabajadores que ya no están de ERTE).

Esto es así porque estos trabajadores que han estado en ERTE durante este año, van a tener dos pagadores: su empresa y el SEPE, y, por tanto, la obligación de presentar la Declaración de la Renta 2020 si ha ingresado más 14.000 euros entre los dos pagadores. Esto será muy posible teniendo en cuenta la escasa o inexistente retención aplicada a la prestación por desempleo.

¿Por qué no existe retención de IRPF en las prestaciones por desempleo?

Las prestaciones por desempleo SÍ están sujetas a retención del IRPF, pero por la propia dinámica del abono de prestaciones en períodos de suspensión de relaciones laborales por procedimiento de regulación de empleo, es poco probable la retención a cuenta en concepto de IRPF, dado que los importes previstos de prestación no alcanzan el mínimo obligatorio exigido por las normas tributarias para la aplicación de retención.

Cómo incrementar la retención del IRPF

Para compensar la nula o escasa retención de los meses anteriores en los que el trabajador ha estado en ERTE, se puede solicitar al SEPE o a la empresa incrementar la retención del IRPF en los meses que quedan de 2020.

Por ejemplo, un trabajador que durante los meses de abril a septiembre ha estado en ERTE y el SEPE no le ha practicado ninguna retención de IRPF, puede solicitar a su empresa (si ya no está en ERTE) o al SEPE (si sigue en ERTE) aumentar su retención. Sólo tendría que consultar la retención que se le venía practicando en los meses anteriores al ERTE y solicitar que se le incremente en proporción.

El importe neto a recibir por el trabajador en estos últimos meses será menor pero también ha sido mayor en los meses anteriores al no haber existido casi retención. En definitiva, el trabajador tiene que valorar si prefiere ganar un poco menos en estos últimos meses del año y no tener que realizar un gran desembolso de cara a la Declaración de la Renta 2020 o bien mantener la retención actual, pero arriesgarse a que la factura fiscal del 2020 le salga a pagar.

Desde Arrabe Asesores le recomendamos que antes de tomar cualquier decisión, contacten con un asesor especializado. Si lo desea, puede contactar con nuestro Despacho en el teléfono 917 140 489 para pedir presupuesto.

Dinos tu opinión