L os contribuyentes que ganan un litigio contra la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) obtienen de ésta la devolución de las cantidades cobradas indebidamente, así como los intereses de demora devengados, pero, ¿qué sucede con esos intereses de demora? ¿se deben declarar a la AEAT? ¿están sujetos a retención del IRPF? Una de las últimas sentencias del Tribunal Supremo aporta claridad sobre la fiscalidad de los intereses de demora abonados por la AEAT.

Lo ha hecho la Sala de lo Contencioso – Administrativo del Tribunal Supremo en una reciente sentencia en la que ha clarificado que los contribuyentes no deben tributar en IRPF por los intereses de demora abonados por la AEAT.

Esta sentencia contradice el procedimiento seguido, hasta ahora, por la AEAT que exigía a los contribuyentes abonar el IRPF correspondiente a los intereses de demora cobrados. La postura de la AEAT era que esos intereses debían integrarse como ganancias patrimoniales en la base imponible del ahorro y ser gravados. Así figura incluso en la información tributaria facilitada por el fisco a los ciudadanos en las campañas de la Declaración de la Renta.

Asimismo, el Supremo establece que estos intereses no deben considerarse rentas del trabajo, capital mobiliario o inmobiliario, un rendimiento de actividades económicas ni, desde luego, una ganancia patrimonial. Así, puntualiza que “cuando se devuelven al contribuyente unos intereses soportados por el mismo indebidamente, compensándolos, no existe tal ganancia patrimonial, sino que se produce un reequilibrio, anulando la pérdida antes sufrida”.

En este sentido, el Alto Tribunal que, no es que estos intereses estén exentos de tributar, sino simplemente que no están sujetos al IRPF. Además, considera que, gravarlos frustraría su objetivo, al menos parcialmente, tanto para evitar que la administración termine beneficiándose de una actuación contraria a derecho como cuando la corrección es fruto de una rectificación por parte del obligado tributario.

¿Pueden reclamar los contribuyentes que han tenido que abonar el IRPF de los intereses de demora?

Esta novedosa sentencia que llega después de que varios contribuyentes denunciaran el procedimiento seguido por la AEAT, abre la posibilidad a que los contribuyentes que sí han tributado en IRPF respecto de los intereses de demora abonados por la AEAT, puedan reclamar la devolución de esas cantidades.

Además, si los contribuyentes reclaman, la AEAT deberá compensarles con intereses de demora por el tiempo que se retrasen en abonar esos importes indebidamente cobrados. Recordemos que la AEAT abona un 3,75% por cada año de retraso, o la proporción correspondiente al número de días (para 100 euros de deuda, supondría cerca de un céntimo por cada día de retraso).

Dinos tu opinión