El aumento constante del precio de la electricidad y el encarecimiento de la factura de la luz para familias, profesionales y empresas ha empujado al Ejecutivo a aprobar una serie de medidas que tienen como objetivo rebajar la factura de la luz en un 22% de aquí a final de año. Lo ha hecho en la última reunión del Consejo de Ministros con la aprobación del Real Decreto – Ley 17/2021, de 14 de septiembre, de medidas urgentes para mitigar el impacto de la escalada de precios del gas natural en los mercados minoristas de gas y electricidad.

El paquete de medidas aprobadas ahora por el Ejecutivo se suma a la suspensión, durante el tercer trimestre de 2021, del Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía y la rebaja del IVA de la factura de la luz del 21% al 10%.

Entre las medidas aprobadas por el Ejecutivo para rebajar en un 22% la factura de la luz destaca la creación de un Suministro Mínimo Vital, la limitación de la factura del gas, la prórroga de la suspensión del Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía hasta el 31 de diciembre, rebaja al 0,5% del tipo de gravamen del Impuesto Especial a la Electricidad y la minoración temporal del exceso de retribución de las centrales de generación eléctrica no emisoras de CO2 en el mercado mayorista, entre otras medidas.

Creación de un Suministro Mínimo Vital

La primera medida aprobada por el Ejecutivo para lograr reducir la factura de la luz en un 22% es la creación de un Suministro Mínimo Vital para los hogares y consumidores vulnerables que permitirá aumentar en seis meses la prohibición de cortes en el servicio de electricidad a los beneficiarios del Bono social eléctrico, actualmente fijada en cuatro meses.

Esto se conseguirá a través de una reforma en la Ley del sector eléctrico en la que ya está trabajando el Ejecutivo.

Limitación de la factura del gas

La segunda medida es la limitación de la factura del gas de los próximos meses y es que la repercusión del incremento de los precios internacionales del gas natural podría hacer subir la factura en más del 28% en otoño e invierno, por lo que se establece un nuevo mecanismo durante seis meses para reducir este impacto.

Rebaja en impuestos asociados a la factura de la luz

Hace unos meses, el Ejecutivo aprobó la suspensión, durante el tercer trimestre de 2021, del Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía. Ahora, esa suspensión se prorroga hasta el 31 de diciembre de 2021.

Adicionalmente, se reduce el Impuesto Especial a la Electricidad al tipo mínimo que permite la Unión Europea del actual 5,1% al nuevo 0,5%.

Las cuotas resultantes de la aplicación de dicho tipo impositivo no podrán ser inferiores a las cuantías siguientes:

  • 0,5 euros por megavatio-hora (MWh), cuando la electricidad suministrada o consumida se utilice en usos industriales, en embarcaciones atracadas en puerto que no tengan la condición de embarcaciones privadas de recreo o en el transporte por ferrocarril.
  • 1 euro por megavatio-hora (MWh), cuando la electricidad suministrada o consumida se destine a otros usos.

Este impuesto mínimo no será de aplicación a la reducción química y procesos electrolíticos, procesos mineralógicos, procesos metalúrgicos y actividades industriales cuyo coste de electricidad represente más del 50 por ciento de coste del producto.

Finalmente, la ministra Teresa Ribera ha anunciado que se inyectan 900 millones de euros adicionales procedentes de los ingresos derivados de la subasta de derechos de emisión comunitarios. Para ello, se establecerán mecanismos de mercado que fomenten la contratación a plazo de energía eléctrica mientras el grado de competencia y liquidez en los mercados a plazo así lo precise. Dichos mecanismos tomarán la forma de subastas de contratos de compra de energía a largo plazo, en las condiciones y durante el periodo de tiempo que se especifiquen en la convocatoria, que permita, entre otros, incrementar la liquidez de los mercados eléctricos.

La generación vinculada a estas subastas de contratos de compra de energía a largo plazo corresponderá a un máximo del 25 % del valor de energía anual generada más bajo de los últimos diez años de las instalaciones inframarginales gestionables y no emisoras que no perciban retribución específica y que no hayan resultado adjudicatarias en las subastas de desarrollo de energías renovables.

Recorte en los beneficios en las empresas energéticas

La medida que ha generado mayor polémica es la de la minoración temporal del exceso de retribución que están obteniendo las centrales de generación eléctrica no emisoras de CO2 en el mercado mayorista. En este sentido, las compañías energéticas verán minorados sus beneficios beneficios, al menos, durante esta situación excepcional, que se prevé se mantenga hasta marzo de 2022, por lo que la minoración se establece hasta el 31 de marzo de 2022.

En concreto, se minorará la retribución de la actividad de producción de energía eléctrica de las instalaciones de producción de tecnologías no emisoras de gases de efecto invernadero, en una cuantía proporcional al mayor ingreso obtenido por estas instalaciones como consecuencia de la incorporación a los precios de la electricidad en el mercado mayorista del valor del precio del gas natural por parte de las tecnologías emisoras marginales. Mensualmente, el operador del sistema remitirá a la Secretaría de Estado de Energía y al órgano encargado de las liquidaciones información detallada de las minoraciones calculadas por instalación y titular, así como de los pagos recibidos.

No obstante, está pendiente de publicación una modificación de este Real Decreto que librará de la minoración los contratos bilaterales pasados (anteriores al 14 de septiembre) y futuros (desde esa fecha) firmados por las generadoras con cualquier tipo de cliente (no solo industrial) a un precio que no recoja la escalada del mercado mayorista. Concretamente, contratos directos con industria y, en general, con comercializadoras que suministran en el mercado libre a los consumidores, tanto industriales como domésticos. Este precio “razonable” rondará los 60 euros MWh, teniendo en cuenta que el inframarginal de la nuclear es de 57 euros MWh, esto es, el que incluye sus costes fijos y variables y le proporciona una cierta rentabilidad.

Por otro lado, se adopta un nuevo modelo de fijación de precios de la electricidad a través de subastas de contratos de compra de energía en las que los operadores dominantes -Iberdrola, Endesa, Naturgy y EDP- deberán ofertar un porcentaje de su capacidad de generación y las pequeñas comercializadoras o los grandes consumidores e industrias podrán adquirirla.

Críticas de las empresas energéticas a las medidas aprobadas por el Ejecutivo

Como era de esperar, el paquete de medidas aprobadas por el Ejecutivo para abaratar la factura de la luz no ha sido bien recibido por las compañías energéticas que ya han amenazado con interponer acciones judiciales frente a la medida de minoración de sus beneficios. No obstante, tal y como informan desde El Economista, la única vía sería la del Tribunal Constitucional y sólo los senadores, diputados, Comunidades Autónomas o Asambleas de éstas podrían hacerlo.

Las consecuencias de estas medidas ya se han hecho notar en los mercados con caídas históricas para empresas como Endesa, Iberdrola, Naturgy o Red eléctrica. En total, se estima una pérdida de 2.341 millones de euros en su valor conjunto en el Ibex.

El conjunto de las medidas aprobadas por el último Consejo de Ministros y anunciadas por Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y ya adelantadas por el Presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en una entrevista en TVE, es que, de aquí a final de año, el importe medio que los consumidores paguen en la factura de la luz sea equivalente a lo abonado en el pasado año 2018.

Dinos tu opinión