El Ejecutivo ha aprobado una suspensión temporal durante el tercer trimestre del año del Impuesto sobre el Valor de Producción de la Energía Eléctrica que tiene un 7% de gravamen sobre la factura de la luz y una rebaja en el IVA de la luz del actual 21% al 10% hasta final de año para lograr una rebaja en la factura de la luz del 12% para los consumidores domésticos y las pymes. Así viene establecido en el Real Decreto-ley 12/2021, de 24 de junio, por el que se adoptan medidas urgentes en el ámbito de la fiscalidad energética y en materia de generación de energía, y sobre gestión del canon de regulación y de la tarifa de utilización del agua.

La rebaja del 21% actual al 10% en el IVA de la electricidad está dirigida a los consumidores que tengan una potencia contratada con su compañía eléctrica de hasta 10 kV, beneficiándose así los consumidores domésticos, los pequeños empresarios y algunas pymes, pero no las grandes empresas que tienen contratado más de 10 kV. Asimismo, esta rebaja estará en vigor hasta el 31 de diciembre de 2021, siempre y cuando el mercado mayorista de la electricidad se encuentre por encima de los 45 euros/MWh. Esta rebaja afectará tanto a los consumidores acogidos al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) o tarifa regulada como a los que se encuentran en el llamado mercado libre.

No obstante, este IVA del 10% se aplicará a todos los consumidores vulnerables severos hasta fin de año con independencia de su potencia contratada y del precio del mercado. Se trata de un colectivo de 612.000 hogares perceptores del bono social.

Esta medida supondrá una rebaja de la luz del 9% a la que se sumará posteriormente la suspensión temporal Impuesto sobre el Valor de Producción de la Energía Eléctrica que tiene un tipo de gravamen del 7%. Con ambas reducciones fiscales, el precio del recibo se rebajará un 12% para los consumidores domésticos y pequeñas y medianas empresas, una rebaja que ha sido cuantificada por el Ejecutivo en 6 euros mensuales (36 euros hasta final de año). A nivel global, según las estimaciones de los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), los hogares españoles ahorrarán unos 1.700 millones de euros en cómputo anual y 850 millones de euros en el último semestre del año teniendo en cuenta que la inmensa mayoría de consumidores tiene una potencia contratada media de 4,1 kilowatios y el 72,5% de los negocios tiene contratada una potencia inferior a 10 kilowatios.

Las propuestas que estaban encima de la mesa para abaratar la factura de la luz

Las constantes y agresivas subidas del precio de la luz en las últimas semanas, han llevado al Ejecutivo a poner sobre la mesa varias opciones para abaratar la factura de la electricidad. Aunque finalmente se han decantado por la rebaja hasta el 10% en el IVA de la luz y la suspensión del Impuesto sobre el Valor de Producción de la Energía Eléctrica, sobre la mesa también estuvo la discriminación fiscal por tramos de consumo o excluirlo temporalmente en su totalidad.

Asimismo, también cabe destacar el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), (fondo para pagar a las renovables), en trámite parlamentario, o la minoración del dividendo por CO2, en fase de anteproyecto de ley. Según el Ejecutivo, con estas propuestas los consumidores podrían beneficiarse de una rebaja en el coste final del recibo de la luz de hasta un 15%.

Por otro lado, desde el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, apuestan porque el Operador del Mercado eléctrico pueda organizar subastas de energías renovables para este grupo de empresas. Para lograrlo, el Gobierno ha incluido una disposición final quinta en el proyecto de Real Decreto que regula la retribución del operador del mercado en el que se le habilita para llevar a cabo estas subastas.

Aumento del precio de la luz

El precio de la luz lleva experimentando desde principios del mes de junio constantes subidas de precio por la entrada en vigor de la nueva factura de la luz que afecta a unos 10 millones de personas que se acogen al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). Estas tarifas son consecuencia de los precios récord que está registrando el mercado mayorista de la electricidad, alcanzando los 94,63 euros el megavatio hora (MWh), con un precio máximo de 105,51 euros, según datos de Omie, el operador de ese mercado. En concreto, el recibo de un usuario medio se ha disparado un 46,5% en las tres primeras semanas de junio frente al mismo periodo del año pasado, consiguiendo ser la factura más cara de la historia, alcanzando los 88,76 euros, por encima de los 88,66 euros del primer trimestre de 2012. Con los datos de las tres primeras semanas de junio, la factura del usuario medio sufriría una subida interanual de 28,18 euros, un 46,5% por encima de los 66,58 euros que representó el recibo en junio de 2020.

Este aumento del precio de la luz hubiera tenido su consecuencia directa en las arcas del Ministerio de Hacienda. Según las estimaciones que realizaban desde el sector eléctrico, el Gobierno ingresaría 2.700 millones de euros más por esta subida, alrededor de un 40%, y elevará su recaudación hasta los 9.000 millones de euros, una cifra similar a la que se ingresa también por los impuestos a los carburantes. No obstante, la aplicación de la rebaja del IVA supondrá un impacto de hasta 857 millones de euros, de los que unos 500 contarán como déficit público en 2020 y el resto, en 2021 y la suspensión del Impuesto sobre el Valor de Producción de la Energía Eléctrica supondrá un impacto de unos 400 millones de euros que no tendrá impacto en el déficit público. En cuanto al ahorro para el consumidor, el Gobierno lo ha cifrado en 1.257 millones de euros.

Europa quiere eliminar las tarifas reguladas en el mercado de la electricidad

La Comisión Europea ya ha regulado, en una directiva, la eliminación de las tarifas reguladas en el mercado de la electricidad, que tendrá lugar antes de 2026 obligando a los Estados Miembros a la supresión de estas tarifas, sólo reservadas para los consumidores vulnerables.

Al tratarse de una directiva comunitaria, España deberá proceder a su transposición a la normativa nacional, pese a contar en la actualidad con importantes barreras que sitúan a España, según un análisis realizado por la Comisión Europea, como uno de los países con mayores barreras a la competencia en el sector eléctrico. Las principales barreras son la ventaja de los agentes verticalmente integrados, el bajo interés o conocimiento de los consumidores, la incertidumbre sobre el futuro regulatorio o digitalización, la incertidumbre sobre la regulación ambiental y el comportamiento estratégico de los operadores dominantes.

Para poner coto a esas barreras, la Comisión Europea ha propuesto a España reducir la capacidad contratada que da derecho a la elegibilidad de la tarifa regulada y restringirla a consumidores vulnerables; incremento del margen comercial de las tarifas reguladas; usar estos fondos para financiar el sistema e incentivar a los consumidores a abandonar el mercado regulado; el uso de productos y servicios basados en el uso en tiempo real; medidas de información a los consumidores y reforzar la supervisión de los comercializadores sobre las actividades de información y precontratación, y actuar contra cláusulas contractuales abusivas.

No obstante, la Comisión Europea ve con buenos ojos que varios mercados cuenten ya con centros de datos y otros los están planificando; que la regulación de los precios sea cada vez menos habitual y la desagregación esté cada vez más extendida y afirma que a medida que continúe la descentralización del sistema energético, los mercados minoristas desempeñarán un papel clave para garantizar precios bajos a los consumidores.

Por el momento, sólo queda esperar a que esta rebaja en el IVA de la luz sea aprobada y podamos leer la letra pequeña una vez que el Real Decreto – Ley sea aprobado en el Consejo de Ministros del próximo jueves.

Dinos tu opinión