L a sospecha sobre una próxima reforma fiscal que incremente los impuestos, tanto para empresas como para trabajadores, es cada vez más fuerte en los últimos días. El aumento del gasto público derivado de las medidas y ayudas aprobadas por el Ejecutivo para reducir el impacto económico de la crisis del Coronavirus (COVID-19) es el principal motivo, pero el no nombramiento de Nadia Calviño para presidir el Eurogrupo ha hecho posible que, en los últimos días, la amenaza de una subida de impuestos esté cobrando mayor realismo.

Los primeros indicios fueron más que confirmados después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confesara en una entrevista en La Sexta su intención de subir los impuestos a las grandes empresas, vía Impuesto sobre Sociedades y a las rentas más altas a través del IRPF. Dicho anuncio chocó con la oposición de la patronal que considera que no es el mejor momento para acometer una reforma fiscal de este calado.

La Unión Europea y Banco de España apuestan por una reforma fiscal en 2022

Frente al anuncio del Ejecutivo, que fijaba para los próximos meses un incremento de los impuestos, tanto Banco de España como la Unión Europea consideran que esta subida de impuestos debe tener lugar a partir de 2022, una vez que la situación económica mejore, se cuenta con una vacuna para prevenir el Covid19 y las empresas y contribuyentes hayan alcanzado cierta estabilidad. Es más, consideran que este tipo de anuncios pueden afectar negativamente en la toma de decisiones empresariales y en los hábitos de consumo de los contribuyentes en general.

Banco de España recomienda reformas estructurales, un ajuste del gasto y redefinir la cesta de impuestos para reducir los niveles de deuda. Asimismo, sitúa 2022 como el punto de partida para comenzar con los ajustes y retomar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

La Unión Europea está pidiendo que en el corto plazo se use la política fiscal de una forma expansiva, ya sea bajando impuestos, incrementando el gasto o una combinación de ambas, para estimular el crecimiento y hacer que la crisis del Covid19 sea lo menos dolorosa posible. En el corto plazo, una subida de impuestos sería contradecir la recomendación de la Comisión Europea.

¿Qué política fiscal están llevando a cabo el resto de países europeos?

Si miramos a las actuaciones de nuestros vecinos europeos, nos encontramos con que Alemania ha anunciado una rebaja del IVA hasta finales de año para estimular el consumo de bienes duraderos y dar impulso a una recuperación económica rodeada de incertidumbre.

Por su parte, Italia también es proclive a bajar los impuestos a sus contribuyentes, aunque aún no ha anunciado nada en firme.

De momento sólo cabe esperar si el Ejecutivo continuará con el plan de subir impuestos seguirá las recomendaciones de Banco de España y de la Unión Europea.

Dinos tu opinión