L a Tasa Google, regulada en la Ley del Impuesto sobre determinados servicios digitales podría tener los días contados tras el acuerdo internacional multilateral suscrito por España con Estados Unidos, Francia, Italia, Reino Unido y Austria en el que se compromete a suprimir la Tasa Google de aquí al 31 de diciembre de 2023 siempre que EEUU cese con las penalizaciones comerciales anunciadas tras la entrada en vigor de esta Tasa Google.

Este acuerdo está en línea con el nuevo marco de tributación global para las multinacionales pactado en el G20 y en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que, entre otras medidas, contemplaba la implantación de un tipo mínimo del 15% en el Impuesto sobre Sociedades para las multinacionales y la obligatoriedad de que tributaran en el país donde generaran sus ingresos y no donde tuvieran su sede social.

Así, tras la adopción del acuerdo sobre la tributación de las multinacionales firmado en el seno de la OCDE el pasado verano, España ya se comprometió a suprimir a corto o medio plaza la Tasa Google y este acuerdo internacional multilateral viene a confirmar este compromiso. Tanto es así, que la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha señalado que “se trata de un acuerdo muy positivo que proporciona seguridad jurídica y certidumbre a nuestro tejido productivo al garantizar que no habrá barreras comerciales a la entrada de productos españoles en el mercado estadounidense”.

Con este compromiso de eliminar la Tasa Google antes de 2024, Estados Unidos se compromete a poner fin a las trabas comerciales que el gobierno americano había anunciado llevar a cabo contra España: imposición de recargos del 25% en los aranceles a productos españoles del sector textil, como sombreros y gorros, cinturones y bandoleras, y bolsos; el calzado; la cristalería interior o las gambas y pulpos, si bien la medida estaba sujeta a una moratoria de seis meses que la mantenía suspendida hasta finales de noviembre.

¿Qué ocurrirá ahora con la Tasa Google?

La firma de este acuerdo internacional multilateral supone que, a partir del 1 de enero de 2022, se inicia un periodo transitorio que supone la retirada del impuesto en el momento en que entre en vigor el llamado Pilar 1 del nuevo marco fiscal global o, de no hacerlo antes, el 31 de diciembre de 2023 como tarde.

A su vez, a partir de 2024, los países firmantes deberán calcular si la aplicación de sus impuestos digitales durante el periodo transitorio fue superior al que habría correspondido con el nuevo impuesto global. Aquellas empresas que hayan pagado de más con las tasas digitales recibirán créditos fiscales en compensación por la diferencia.

El Ejecutivo pretendía recaudar con este impuesto 968 millones de euros que, una vez que se materialice, se dejarán de ingresar.

Dinos tu opinión