E l pasado 16 de enero entró en vigor el Impuesto sobre las transacciones financieras (ITF), más conocido como tasa Tobin, que gravará con un 0,2% la compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero y que, según las estimaciones del Gobierno, alcanzará una recaudación de 850 millones de euros.

La tasa Tobin es un impuesto que grava con un 0,2% la compra de acciones de empresas española con más de 1.000 millones de euros de capitalización y negociadas en el país o en otros de la Unión Europea.

Este impuesto está dirigido a bancos, gestoras, Brokers e intermediarios financieros que serán los que deberán abonar este impuesto mediante una declaración anual.

Por su parte, la base imponible del impuesto será el importe de la contraprestación del intercambio de acciones, sin incluir costes de transacción, ni comisiones de intermediación ni ningún otro gasto asociado a la operación.

En cuanto al periodo de liquidación coincidirá con el mes natural y deberá realizarse entre los días 10 a 20 del mes posterior y corresponderá a Iberclear, el depositario central de valores español, declarar las operaciones registradas, mientras que las no registradas se impondrá una autoliquidación. Aunque en un principio se esperaba que la primera liquidación fuera en febrero, el retraso en la aprobación de los correspondientes desarrollos reglamentarios ha obligado a Hacienda a posponerlo hasta el mes de abril. Así, las liquidaciones de enero, febrero y marzo se harán de golpe en esos días del mes de abril. A partir de ahí, las de abril se harán el mes siguiente, y así sucesivamente.

Este impuesto cuenta con importantes excepciones:

  • Compra y venta de deuda pública y privada.
  • Operaciones relacionadas con derivados financieros.
  • La compra de acciones en salidas a Bolsa.
  • Operaciones de autocartera enfocadas a mejorar liquidez.
  • Transacciones necesarias para el funcionamiento de infraestructuras del mercado.
  • Operaciones relacionadas con procesos de fusión, escisión o resolución de compañías.
  • Transacciones que se realicen entre sociedades del mismo grupo.
  • Operaciones de cesiones de carácter temporal.

Las compras de acciones de más de 60 empresas cotizadas españolas estarán afectadas por la Tasa Tobin

Actualmente serían 60 las empresas cotizadas cuya compra de acciones estaría sujetas al pago de la tasa Tobin: Inditex, Iberdrola, Banco Santander, BBVA, Telefónica, así como grandes empresas financieras, energéticas, constructoras, industriales y farmacéuticas.

La lista de transacciones sujetas al cobro de la tasa Tobin cambiarán cada año en función de si superan o no el umbral de los 1.000 millones de euros. Así, el 1 de diciembre del año previo será cuando se designen los títulos afectados por la tasa Tobin para el ejercicio fiscal siguiente. El listado definitivo se publicará en la Sede Electrónica de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) antes del 31 de diciembre de cada año.

¿Cómo se liquidará la Tasa Tobin?

El Gobierno ha anunciado un nuevo sistema para la liquidación de la Tasa Tobin, por el cual el depositario de valores (Iberclear) presentará en nombre y por cuenta del sujeto pasivo, que es el intermediario financiero que transmite o ejecuta la orden de adquisición, una autoliquidación por cada sujeto afectado en la operación e ingresará el importe de la deuda tributaria correspondiente. Asimismo, se regula la presentación e ingreso de las autoliquidaciones del impuesto por el propio sujeto pasivo cuando no proceda realizarse por un depositario de valores.

El procedimiento de autoliquidación de la Tasa Tobin está regulado en la Orden HAC/510/2021, de 26 de mayo, por la que se aprueba el modelo 604 «Impuesto sobre las Transacciones Financieras. Autoliquidación» y se determinan la forma y procedimiento para su presentación.

Recordemos que la autoliquidación, tanto si se presenta a través del depositario central de valores como directamente por el propio sujeto pasivo, tendrá periodicidad mensual, se presentará entre los días 10 y 20 del mes siguiente al correspondiente periodo de liquidación, y proporcionará toda la información necesaria para la adecuada gestión y control del impuesto, lo que hace innecesaria la presentación de una declaración anual. El modelo de autoliquidación se aprobará mediante la orden ministerial correspondiente.

Finalmente, se establece que la presentación e ingreso de las autoliquidaciones correspondientes a enero, febrero, marzo y abril de 2021 se efectuará en el plazo previsto para la autoliquidación correspondiente a mayo de 2021 (del 10 al 20 de junio). El Ejecutivo considera que los participantes en el proceso de presentación e ingreso de autoliquidaciones habrán dispuesto de un tiempo «razonable» para la adaptación de sus sistemas.

¿Cómo afectará la tasa Tobin a los inversores?

La Tasa Tobin ha sido objeto de muchas císticas por parte de expertos en el sector financiero que alertan de que “la tasa incrementará el coste para el inversor final y también para el inversor institucional, a mayor volumen, mayor coste”.

Así lo defiende Sara Carbonell de CMC Markets que establece que “muchos inversores comenzaran a invertir en acciones a través de productos derivados que no están sometidos a la tasa Tobin”.

Respecto de si el inversor final se verá afectado o no por este impuesto, las entidades financieras podrían repercutir ese gasto a sus clientes y, de hecho, Bankinter ya ha anunciado que lo hará. Según Marta Centeno, directora de Banca Privada de Bankinter “si se puede trasladar al cliente, lo haremos”.

No obstante, desde el Ministerio de Hacienda han transmitido un mensaje de calma al afirmar que “algunos quieren asustar en cómo va a trasladarse al usuario final, pero se gravan servicios de intermediación y de ninguna manera tendría que repercutir en el usuario final”.

Los fondos de inversión y planes de pensiones también se podrían ver perjudicados por la tasa Tobin pudiendo hacer perder un 7,4% de rentabilidad a los fondos de inversión y un 5,6% de los planes de pensiones en los próximos 25 años.

La tasa Tobin no es algo novedoso y está presente en países como Alemania, Bélgica, Francia e Italia aunque expertos como Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, alerta que “en los países en los que se ha aplicado ya ha tenido un impacto negativo de entre el 10 y el 20% en los volúmenes negociados durante el primero año de aplicación”.

La tasa Tobin servirá para tapar el agujero de las pensiones.

La recaudación procedente de la tasa Tobin tiene como finalidad equilibrar las cuentas de la Seguridad Social para el pago de las pensiones. Así lo anunció la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que defendió que es justicia social que el sector financiero colabore ahora con este impuesto después de que, durante la crisis, el Gobierno ayudara al sector financiero.

Dinos tu opinión