La utilización de los tipos reducidos en IVA sobre determinados bienes y servicios es una práctica que la Unión Europea quiere dar por finaliza. Esta recomendación viene incluida dentro del Informe Brecha del IVA, reducción tipos de IVA y su impacto en los costes de cumplimiento para las empresas y los consumidores presentado por el Parlamento Europeo.

La utilización de los tipos reducidos en IVA que se hace en España ha sido fuertemente criticada por la Unión Europea en los últimos años. En contraposición a esa utilización de tipos reducidos en IVA, la Unión Europea aboga por un tipo general más reducido y la eliminación de los tipos reducidos. Dentro de la recomendación de la UE, España debería contar con un tipo general del 15% (un 7% inferior al actual que es del 21%) pero eliminar los tipos reducidos del 4% que se aplica sobre los bienes de primera necesidad o del 10% que se aplica al ocio y la cultura. Este nuevo modelo, según las estimaciones de la UE, recaudaría lo mismo que el modelo actual.

Asimismo, la Unión Europea también destaca que la brecha en los tipos de IVA sigue siendo bastante alta entre los países de la UE. Así, en España sólo grava el 47% de la base imponible del IVA al tipo general, siendo el 53% restante exenciones o tipos reducidos de IVA. Este porcentaje contrasta con el 71% de media de los estados miembros.

Eliminar los tipos reducidos en IVA ¿El secreto para la recuperación económica?

La propuesta de eliminar los tipos reducidos en IVA que, de momento, es sólo una recomendación podría ayudar a la recuperación económica tras la crisis del Covid19, tal y como defienden varios fiscalistas internacionales consultados por El Economista.

Esta medida reduciría los costes de cumplimiento y permitiría una recuperación económica más rápida tras la crisis del Covid19. De esta forma, opinan que los responsables de la formulación de políticas deberían centrarse en simplificar las normas del IVA y hacerlas más eficientes y neutrales ampliando sus bases impositivas y eliminando tipos reducidos y exenciones fiscales innecesarias.

Asimismo, también apuntan que habría que replantear el listado de servicios y bienes con tipos reducidos y revisar algunas deducciones o exenciones que han dejado de tener sentido en el contexto actual.

Por su parte, Cristina Enache, secretaria general de la Asociación Mundial de Contribuyentes y directora general de la Unión Española de Contribuyentes apunta que los gobiernos no deben eludir una reforma neutra en materia de ingresos mediante la reducción de las tasas estándar del IVA porque los ingresos por impuestos al consumo, como sucedió después de la crisis financiera de 2008, probablemente se recuperen y crezcan a un ritmo más rápido que otros ingresos fiscales, incluso cuando los ingresos permanecen suprimidos.

Estas recomendaciones podrían ser tenidas en cuenta (o no) de cara a la reforma fiscal que podría ver la luz a principios del próximo año.

Dinos tu opinión