D esde el anuncio por parte del Gobierno de una casi probable subida de impuestos para las grandes empresas y los contribuyentes con rentas más altas, la patronal, principalmente la CEOE y Cepyme y asociaciones de trabajadores autónomos como ATA o UPTA no han cesado de realizar comunicaciones mostrándose en contra de una reforma fiscal que afecte directamente a empresas y trabajadores autónomos, dos de los colectivos más golpeados por la crisis del Coronavirus (COVID-19)

Para adelantarse a los planes del Ejecutivo y plantear posibles soluciones, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha presentado una propuesta al Ejecutivo de un posible ajuste fiscal que ayudaría a aumentar la recaudación en 80.000 millones de euros.

La propuesta de UPTA consiste en una subida de impuestos, pero no centrado sólo en autónomos y asalariados, priorizar el gasto y gestionar adecuadamente los fondos para evitar la competencia desleal y la economía sumergida. Así, UPTA propone:

  • IVA superreducido del 5% para las actividades de hostelería y turismo hasta julio de 2021.
  • IVA del 25% para actividades, bienes y servicios de lujo hasta julio de 2021.
  • Elevar el tipo marginal máximo para las rentas con un rendimiento superior a los 100.000 euros hasta julio de 2023.
  • Elevar en 1% el tipo marginal máximo para las rentas con un rendimiento superior a los 20.000 euros hasta julio de 2023.
  • Crear una tasa fija para todas las transacciones financieras superiores a 5.000 euros en todo el territorio europeo.
  • Regulación específica de las actividades económicas que se establezcan entre particulares y que no tengan un estricto carácter de consumo colaborativo, en relación a las plataformas digitales.

UPTA considera que con estos ajustes se aumentaría la recaudación de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) en más de 80.000 millones de euros.

Dinos tu opinión