E l Tribunal Constitucional ha establecido en una de sus últimas sentencias que el parto es equivalente a cualquier hospitalización en cuanto a permisos laborales se refiere cuando se trata de acompañar a familiares ingresados, es decir, una persona hasta con segundo grado de afinidad o consanguineidad tendría el mismo derecho y el mismo permiso laboral, independientemente de si se trata de una hospitalización por cualquier motivo o por parto.

Esta sentencia tiene lugar después de que un sindicato presentara un recurso ante el Tribunal Constitucional. En el recurso se reclamaba que a una enfermera del Hospital de Galdakao (Bizkaia), el Servicio Vasco de Salud-Osakidetzase le había denegado un permiso laboral por hospitalización por parto de un familiar de segundo grado. El motivo: no era una hospitalización al uso, sino por parto.

El sindicato SATSE que representaba a esta enfermera argumentaba que la interpretación que estaba realizando el Servicio Vasco de Salud – Osakidetzase era una discriminación directa hacia las mujeres por el hecho de parir, ya que cuando la licencia se solicita por la hospitalización de un familiar hombre, Osakidetza no pregunta el motivo del ingreso, mientras que cuando es mujer sí.

Al considerar que se estaba violando un derecho fundamental, el sindicato SATSE presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional.

La respuesta del Tribunal Constitucional

El Tribunal Constitucional establece en su sentencia que «es contraria a la prohibición constitucional específica de actos discriminatorios por razón de sexo, lesionando a su vez de manera refleja el derecho de la recurrente a la igualdad y a la no discriminación.»

Asimismo, el Servicio Vasco de Salud-Osakidetzase ha sido condenado por discriminación hacia la mujer por tratar de manera diferente los dos casos de hospitalización a efectos de permisos laborales.

Dinos tu opinión