D esde que se aprobó el Ingreso Mínimo Vital (IMV) han sido muchas las críticas vertidas sobre esta prestación no contributiva: excesivos trámites burocráticos, miles de personas que, teniendo derecho al IMV, aún no lo han percibido, etc. Puede que éstos hayan sido motivos suficientes para que el Gobierno haya aprobado una serie de medidas para flexibilizar el acceso al Ingreso Mínimo Vital.

Lo ha hecho a través de la Disposición Transitoria Cuarta del Real Decreto – Ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, que establece una serie de medidas de flexibilización que permitirán que el IMV llegue al mayor número de personas. Estas medidas son:

  • Aumentar las competencias del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para llevar a cabo el reconocimiento de oficio de la prestación económica transitoria de IMV durante 2020.
  • Habilitar la base de coordinación padronal del INE para la confirmación de las solicitudes cuando coincidan los datos aportados por el solicitante de la prestación.
  • El certificado de empadronamiento no requerirá el consentimiento de las personas empadronadas en el mismo domicilio que el solicitante.
  • Se contempla la creación de una fase previa de admisión vinculada exclusivamente a la situación de vulnerabilidad económica.
  • Ya no será necesario ser demandante de empleo para poder cobrar el IMV, que pasa a configurarse como una obligación de los beneficiarios sin perjuicio de la previsión de excepciones.
  • Las solicitudes que se hubieran presentado antes del 1 de enero de 2021 verán, en su caso, reconocida la prestación con efectos del 1 de junio del presente año.

Modificaciones en el acceso del Ingreso Mínimo Vital

Asimismo, se han incorporado importantes modificaciones en el procedimiento de concesión del Ingreso Mínimo Vital:

  • El plazo para resolver y notificar será de seis meses, aun cuando a la fecha de entrada en vigor del Real Decreto – Ley 28/2020 hayan transcurrido tres meses desde la presentación de la solicitud. A tal efecto, el periodo transcurrido sin haberse dictado resolución expresa será tenido en cuenta para el cómputo de los seis meses.
  • Con independencia del estado en que se encuentre el procedimiento para el reconocimiento del IMV a la entrada en vigor del Real Decreto – Ley 28/2020, se comprobará el cumplimiento por los interesados de la condición de vulnerabilidad, como requisito necesario para poder continuar su tramitación. En el supuesto de que no quedara acreditado dicho requisito, se dictará resolución declarando la imposibilidad de continuar la tramitación del procedimiento. Frente a esta resolución, se podrá interponer reclamación administrativa previa en materia de prestaciones de Seguridad Socia, por lo que la estimación de la reclamación previa tendrá como único efecto, permitir seguir la tramitación administrativa.
  • La continuación del procedimiento no será obstáculo a la desestimación de la solicitud si la entidad gestora efectuara nuevas comprobaciones que determinaran el incumplimiento del requisito de vulnerabilidad.

Si necesita asesoramiento para la solicitud del Ingreso Mínimo Vital, puede contactar con nuestro Despacho para solicitar presupuesto en el teléfono 917 140 489.

Dinos tu opinión