E l Ministerio de Trabajo y Economía Social sigue avanzando en las negociaciones con los agentes sociales para aprobar las reformas laborales prometidas a la Comisión Europea y contenidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Entre esas reformas, la cartera liderada por Yolanda Diaz, quiere obligar a las empresas a elaborar un censo anual de trabajadores fijos – discontinuos para controlar y proteger la situación laboral de estos trabajadores.

Este censo se enmarca dentro de la lucha contra la temporalidad del mercado laboral español con la limitación del uso de los contratos temporales en favor de realizar contratos fijos o fijos discontinuos en aquellos sectores en los que más uso se hace de los contratos temporales como el sector servicios.

Así aparece recogido en el último borrador de la reforma enviado por el Ministerio de Trabajo a los agentes sociales que contempla la creación de un censo anual de trabajadores fijos – discontinuos y el uso del contrato fijo – discontinuo en los trabajos de naturaleza estacional o vinculados a campañas; para el desarrollo de aquellos que no tengan dicha naturaleza pero sí fechas con llamamiento cierto aunque indeterminado, y para trabajos consistentes en la prestación de servicios en el marco de contratas mercantiles o administrativas que, siendo previsibles, formen parte de la actividad ordinaria de la empresa. Además, la nueva redacción del contrato fijo discontinuo reflejará el orden de llamamiento de los trabajadores.

El censo anual de trabajadores fijos – discontinuos consistirá en un listado que deberán rellenar todas las empresas que tengan en su plantilla a este tipo de trabajadores y que deberá garantizar, en todo caso, el derecho de éstos «a no sufrir perjuicios» si no atienden al llamamiento del empleador por coincidencia con otros trabajos, con actividades formativas, ausencias con derecho a reserva de puesto de trabajo o con el ejercicio de su derecho a la conciliación, entre otras causas justificadas.

Este censo anual de trabajadores fijos – discontinuos sumado a las limitaciones al uso de los contratos temporales son uno de los pilares de la nueva reforma laboral que podría ver la luz en los próximos meses, asumiendo así uno de los compromisos adoptados con la Unión Europea.

Dinos tu opinión