L a cuota mensual que abonan mensualmente los trabajadores autónomos a la Tesorería General de la Seguridad Social por su pertenencia al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) ha experimentado una ligera subida a principios de 2020. Los trabajadores autónomos pagarán desde el mes de enero de 2020, en función de su base de cotización, como mínimo tres euros más, respecto a diciembre de 2019.

Este incremento en la cuota de autónomos tiene su fundamento legal en el Real Decreto – Ley 28/2018 de 28 de diciembre que establecía una subida continuada de la cuota. La normativa establecía un aumento del tipo por contingencias profesionales del 0,9% en 2019 al 1,1% en 2020 y un aumento del cese de actividad del 0,7% en 2019 al 0,8% en 2020. Estos incrementos suponen un 0,3% más respecto a 2019 que, en números, se traduce a un incremento de 3 euros mensuales para los trabajadores autónomos que cotizan por la base mínima.

No obstante, con la entrada del nuevo Gobierno recién estrenado, es posible que haya más cambios en la cuota de autónomos. Así se desprende del acuerdo adoptado entre PSOE y Unidas Podemos en el que se contemplan los siguientes cambios:

  • Cotización por ingresos reales que podría aumentar o disminuir la cuota de autónomos en función de los ingresos declarados por el trabajador autónomo.
  • Aprobación de los nuevos Presupuestos Generales del Estado que podrían modificar la base mínima al alza, incrementando así la cuota mensual que abonan los trabajadores autónomos.

En paralelo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha demandado acabar con la libertad a la hora de la elección de bases de cotización que se corresponde con la famosa cotización por ingresos reales. De aprobarse y llevarse a la práctica tendría un doble efecto: autónomos cuya cuota se reduciría porque sus ingresos son inferiores al SMI y, en cambio, habría otros autónomos cuya cuota aumentaría al tener ingresos muy por encima del SMI.

Por su parte, la OCDE propone un sistema a la hora de llevar a la práctica la cotización por ingresos reales: establecer tramos al igual que sucede con el IRPF. En cada tramo se pagaría una cuota determinada, en función de los ingresos obtenidos se pagará más o menos.

De momento queda esperar la formación del nuevo Gobierno para determinar si hay más movimientos en la cuota de trabajadores autónomos.

Dinos tu opinión