La crisis económica actual, provocada por la expansión del Covid19, podría provocar más de 300.000 despidos definitivos, según las estimaciones del Consejo General de Gestores Administrativos que, temen que los más de 300.000 trabajadores que estuvieron en ERTE desde el mes de marzo hasta mayo de 2020, se conviertan en ERES tras vencer el plazo legal de no despedir.

Recordemos que las empresas que aplicaron un ERTE en el mes de marzo y que sacaron a sus trabajadores del mismo a partir del mes de mayo (con la entrada en vigor del Plan de Desescalada aprobado por el Gobierno) tenían la obligación de mantener el empleo de dichos trabajadores durante, al menos, seis meses y dicho plazo finalizará entre los meses de noviembre y diciembre de 2021 ya que la fecha de reanudación de la actividad es la que cuenta para poner en marcha el contador.

Así, una empresa que aplicó un ERTE desde el 20 de marzo al 20 de mayo de 2020, a partir del 20 de noviembre finaliza el plazo para mantener el empleo de esos trabajadores, pudiendo despedir sin contravenir las disposiciones legales. En esta situación podrían encontrarse 300.000 trabajadores, cuyos puestos de trabajo podrían estar en los próximos días en el aire.

¿Tendrían derecho a la prestación por desempleo los trabajadores afectados por un ERE?

Los trabajadores que hayan estado en ERTE y sean objeto de un ERE una vez superado el plazo legal de no despedir, tendrán derecho a la prestación por desempleo cuyo importe y duración dependerá de sus cotizaciones sociales. En este sentido hay que destacar que el tiempo en el que hayan estado en ERTE no ha consumido desempleo, es decir, se ha mantenido el contador del paro a cero.

Así, durante los seis primeros meses de desempleo cobrarán el 70% de la base reguladora y a partir del día 181, pasarán a cobrar el 50% de la base reguladora.

Del ERTE al ERE: Cómo deben actuar las empresas

Al igual que sucedía con los ERTES, para aplicar un ERE, la empresa o el trabajador autónomo con trabajadores debe cumplir una serie de requisitos. Concretamente, deben demostrar que se encuentra en una situación de riesgo de concurso de acreedores por causas económicas, organizativas y de producción.

Desde Arrabe Asesores recomendamos que, antes de tomar cualquier decisión en materia de despidos, ERES o ERTES, contacten con nuestro Despacho para solicitar el asesoramiento oportuno.

Dinos tu opinión