E l teletrabajo ha sido uno de los grandes protagonistas de la crisis del Coronavirus (COVID-19) al ser la modalidad escogida por un gran número de empresas para poder continuar ofreciendo servicios a sus clientes, sin acudir a ERTES por causas de fuerza mayor o ERTES por causas ETOP, ni poner en riesgo a sus trabajadores al tener que desplazarse al centro de trabajo.

Antes del estallido de la crisis sanitaria, que ha desembocado en una económica sin precedentes, el número de empresas que ofrecían el teletrabajo a sus empleados era del 5% frente al 34% que lo hacía en el mes de mayo. El aumento de estas cifras y la recomendación por parte del Ejecutivo de fomentar el teletrabajo mientras mejore la situación sanitaria, obligó al Gobierno a presentar en el pasado mes de junio, a través de la página web del Ministerio de Trabajo una consulta pública previa a la elaboración de un proyecto normativo consistente en la modificación y elaboración de las condiciones para prestar trabajo por cuenta ajena a distancia, que será la base en la que sustentará la nueva Ley del Teletrabajo.

Anteproyecto de Ley del Teletrabajo

Una vez finalizado el plazo para aportar propuestas en la consulta pública realizada por el Ministerio de Trabajo, éste ya ha dado traslado a los agentes sociales del Anteproyecto de Ley del teletrabajo que tiene como puntos fundamentales los siguientes:

  • Voluntariedad: El Gobierno establece su carácter voluntario, nunca obligatorio.
  • Libre elección de horario Siempre dentro de unos límites y para garantizar la conciliación laboral y familiar.
  • Compensación de gastos y la aportación de medios y herramientas de trabajo: La aportación de los medios necesarios para la actividad laboral debe ser responsabilidad integra de la empresa, y la persona trabajadora tiene derecho a ser compensado por cualquier gasto, directo o indirecto, que pudiera ocasionarle el desarrollo del trabajo a distancia. El Gobierno establece que estas compensaciones se pueden regular por medio de convenio colectivo, teniendo en cuenta que las personas trabajadoras tienen derecho a que se les compense por la totalidad de los gastos en los que incurran, por lo que si esta previsión no cubriera dicha compensación total, con carácter general o en algún caso puntual, tendrán derecho a reclamar la diferencia.
  • Desconexión digital: Se debe garantizar que no se hará uso de medios tecnológicos de comunicación empresarial y de trabajo en los tiempos de descanso del trabajador.
  • Riesgos laborales derivados del teletrabajo: Como por ejemplo el sedentarismo; el exceso de exposición a pantallas de visualización; problemas musculares derivados de malas posturas ocasionadas por sillas no indicadas para trabajo de oficina; estrés tecnológico o adicciones tecnológicas por el exceso de aparatos tecnológicos en horas de trabajo, así como el ciberacoso.
  • Derecho a la intimidad: El control del empleador sobre sus trabajadores se realizará evidentemente a través de dispositivos móviles, pero siempre respetando el derecho a la intimidad de los trabajadores.
  • Posibles detrimentos sobre la promoción interna y progresión salarial: El Anteproyecto establece que se dé preferencia de acceso al trabajo presencial de la persona trabajadora a distancia, debiendo la empresa informar de las vacantes presenciales que se produzcan. Del mismo modo, el teletrabajo no puede suponer una merma salarial.
  • Fortalecimiento de los roles de género y de los cuidados: Para evitar que el teletrabajo puede perpetuar roles de cuidados si es utilizado mayoritariamente por las mujeres, el Gobierno establece que los convenios deberán regular para evitar este tipo de situaciones.

Pros y contras del teletrabajo

En la consulta publicada por el Ministerio de Trabajo se pone de manifiesto las ventajas del teletrabajo: flexibilidad en la gestión de los tiempos de trabajo y los descansos; conciliación de la vida laboral. personal y familiar; reducción de costes en las oficinas y ahorro de costes en los desplazamientos; productividad, racionalización de horarios; compromiso y experiencia del empleado, atracción y retención de talento, inserción laboral de personas con movilidad reducida y con responsabilidades familiares y reducción del absentismo.

No obstante, Trabajo también alerta de los posibles riesgos del trabajo a distancia: protección de datos, brechas de seguridad, tecnoestrés, horario continuo, fatiga informática, conectividad digital permanente, mayor aislamiento laboral, pérdida de la identidad corporativa, deficiencias en el intercambio de información entre los trabajadores presenciales y los trabajadores a distancia y traslado a la persona trabajadora de costes de la actividad productiva sin compensación alguna.

Los empresarios se oponen a compensar a los trabajadores por el teletrabajo

Tanto la consulta presentada por el Ministerio de Trabajo como el Anteproyecto de Ley presentado a los agentes sociales hace referencia a la regulación de la retribución de los trabajadores que teletrabajen, debiendo incluirse en dicha retribución la compensación por los gastos que asuma el trabajador para poder trabajar a distancia. Estaríamos hablando de los suministros de luz, teléfono, gas, limpieza o Internet o el uso de ordenador y periféricos y mobiliario y material de oficina. cuando éstos sean propiedad del trabajador y no hayan sido facilitados por la empresa.

Los sindicatos ya se han manifestado al respecto mostrándose a favor de que la empresa compense al trabajador por estos gastos. Por su parte, UGT aboga por que este punto, la compensación de gastos por teletrabajo, esté regulada en convenio para evitar abusos de las empresas.

Esta compensación será sin duda el aspecto más controvertido y ya muchos empresarios han mostrado su disconformidad alegando que, en un escenario mixto de trabajo presencial y a distancia, se van a ver gastos duplicados al tener que asumir el gasto en oficinas y el gasto en los domicilios de los trabajadores además de la inversión que hayan podido realizar para adaptar los puestos de trabajo a la “nueva normalidad”.

Entrada en vigor de la nueva Ley del Teletrabajo

Una vez que el Anteproyecto de Ley del Teletrabajo ya está en manos de los agentes sociales se abre un periodo de posibles modificaciones antes de su debate y votación en el Congreso y el Senado hasta su completa aprobación y entrada en vigor.

Dinos tu opinión