E l primer bloque de la reforma de las pensiones, que en estos días está siendo sometido a aprobación por el Congreso de los Diputados, contempla la revalorización de las pensiones ligadas al Índice de Precios al Consumo (IPC) que entraría en vigor ya el 1 de enero de 2022. Esa garantía será aumentada para las pensiones mínimas y asistenciales que el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha adelantado que aumentarán por encima del IPC en 2022, concretamente un 3% como se desprende de la lectura de los Presupuestos Generales del Estado para 2022. 

Cuáles son las pensiones mínimas, no contributivas y asistenciales

Esta revalorización por encima del IPC afectará, en primer lugar, al importe de las pensiones contributivas mínimas.

También se aplicará a las pensiones asistenciales que son aquellas que están dirigidas a personas de 65 años y más que no tengan derecho a pensión en ningún régimen previsional, ya sea en calidad de titular o beneficiario de pensión de sobrevivencia.

Por último, a las pensiones no contributivas que son prestaciones económicas que se reconocen a aquellos ciudadanos que, encontrándose en situación de necesidad protegible, carezcan de recursos suficientes para su subsistencia en los términos legalmente establecidos, aun cuando no hayan cotizado nunca o el tiempo suficiente para alcanzar las prestaciones del nivel contributivo. Dentro de esta modalidad, se encuentran las pensiones siguientes:

  • Invalidez
  • Jubilación

Este anuncio que afecta a las pensiones mínimas y asistenciales y no contributivas parece ser la consecuencia de las presiones ejercidas por sindicatos y por Unidas Podemos. En concreto, los sindicatos habrían pedido al Gobierno que en los Presupuestos Generales del Estado para 2022 ya figurara una revalorización de las pensiones mínimas por encima del IPC, petición que parece haber sido aceptada por el Ejecutivo.

Dinos tu opinión