L a ministra de Trabajo y Economía Social y vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, la directora general de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, Carmen Collado y el director del Instituto Nacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo, Carlos Arranz, han presentado un Plan de choque para frenar la siniestralidad laboral bajo el título “Arriesgar tu vida no es una opción”.

Este Plan de choque tiene como finalidad frenar la siniestralidad laboral que en entre 2017 y 2019 fue de 1.610.815 accidentes laborales de los cuales 1.626 fueron con resultado mortal, la mayoría de ellos en el seno de negocios de trabajadores autónomos y pequeñas y medianas empresas. En definitiva, se espera reducir los índices de incidencia de estos accidentes, así como la gravedad de los daños producidos en la salud de los trabajadores.

Las actuaciones que se llevarán a cabo dentro de este Plan pasan por fomento en las empresas para que dispongan de unas condiciones adecuadas de seguridad y salud, que además favorecerán también la productividad y la competitividad de las empresas, así como la sostenibilidad del sistema de seguridad social y el crecimiento económico.

Dentro de esas actuaciones, el Ministerio de Trabajo pondrá el foco en seis sectores determinados: actividad de cultivos perennes y pesca (en el sector primario); la construcción de edificios y la actividad de instalaciones eléctricas, de fontanería y otras en obras de construcción (en construcción), recogida de residuos (industria) y transportes de mercancías por carretera y mudanzas (en servicios). Asimismo, se han detectado 19 actividades con priorización.

Para atacar la siniestralidad y mortalidad en empresas de estos sectores, la Inspección de Trabajo llevará a cabo visitas no sólo en las empresas en las que se haya producido un accidente sino en aquellas que pertenecientes a estos sectores prioritarios que hayan sufrido un cierto nivel de accidentes leves por las causas que suelen derivar en muertes.

Dinos tu opinión