E l Gobierno ha presentado el nuevo Plan de Modernización de la Formación Profesional que contará con un presupuesto de 1.500 millones de euros para los próximos cuatro años, financiado con fondos públicos y privados, con el objetivo de garantizar una formación y cualificación profesional que facilite la incorporación y la permanencia de la población en el mercado laboral, dando así cobertura a las necesidades del sector productivo.

La oferta de formación profesional en España es limitada si lo comparamos con de puestos de trabajo que existe en el país y que demandan una cualificación intermedia. Si equiparamos el número de estudiantes matriculados en programas de FP con el resto de países de la OCDE observamos que en España tenemos una tasa muy baja y eso a pesar de que la tasa de paro de estudiantes de FP es inferior a la media europea.

El Plan de Modernización de la Formación Profesional que, integra por primera vez la formación profesional del sistema educativo y la formación profesional para el empleo, cuenta con 11 ámbitos estratégicos y tiene como finalidad la creación de un ecosistema de relanzamiento económico desde la apuesta por el capital humano y el talento.

Objetivos del Plan de Modernización de la Formación Profesional

El Plan de Modernización de la Formación Profesional cuenta con una serie de actuaciones, encuadradas en 11 ámbitos estratégicos que busca la consecución de los siguientes objetivos:

  • Crear un procedimiento de reconocimiento y acreditación de las competencias profesionales adquiridas durante la experiencia laboral. Esta acreditación se hará por competencias, por sectores y empresas con la colaboración de las organizaciones sindicales y empresariales. Este procedimiento tendrá carácter permanente y se espera acreditar hasta 2023 las competencias del 40% de la población activa menor de 55 años que carece de titulación, lo que equivale a 3.350.000 beneficiados.
  • Facilitar itinerarios formativos individualizados con la implantación de una oferta modular de FP personalizada que permita matricularse en uno o varios módulos, en función de las necesidades educativas y laborales, sin tener que cursar todos los que integran un título o un curso de especialización.
  • Formación «a la carta» para las empresas, a través de programas para sus plantillas en colaboración con el sector industrial.
  • Potenciar la FP en la «España vaciada» multiplicando las Aulas Mentor (programas de formación online no reglada dirigidos a personas mayores de 18 años en núcleos rurales) para llegar hasta 3.000 municipios.
  • Ampliación de 200.000 plazas en la oferta de FP hasta 2023 para dar respuesta a la creciente demanda de estas enseñanzas y a las necesidades formativas del mercado laboral.
  • Diseño de un plan de formación para empleados y desempleados con la colaboración de las administraciones autonómicas, Cámaras de Comercio y organizaciones empresariales y sindicales.
  • Elaboración de un Mapa de la Formación Profesional y un mapa específico de las necesidades digitales para la FP en colaboración con los sectores productivos.
  • Modernización de la oferta de titulaciones de formación profesional ya existentes y se ampliará el abanico de los títulos relacionados con la digitalización y las nuevas tecnologías como Fabricación Inteligente, Digitalización del Mantenimiento Industrial, Ciberseguridad en Entornos de Producción, Ciberseguridad en Entornos IT, Señalización, Telecomunicaciones Ferroviarias, Videojuegos, Fabricación aditiva- 3D, Implementación de Infraestructuras 5G, Inteligencia Artificial y Big Data y BIM (‘Building Information Modeling’).
  • Incorporación de un módulo formativo de digitalización aplicada a cada sector productivo para todos los títulos del catálogo.
  • Creación de un módulo de digitalización de 30 horas dirigido a empleados para su impartición en la empresa, con la previsión de llegar a 125.000 trabajadores al año hasta 2023. También se pretende impartir formación en digitalización a cerca de 50.500 docentes de Formación Profesional en dos años.
  • Creación de aulas de emprendimiento en un total de 1.850 centros de FP de todo el país, con el fin de ofrecer a los estudiantes recursos y asesoramiento que les facilite el arranque de sus proyectos.
  • Promoción de proyectos para la conversión de aulas de FP en espacios de tecnología aplicada o la creación de la plataforma FPConecta para la relación e intercambio entre centros de FP, empresas, interlocutores sociales y administraciones educativas.
  • Potenciar la incorporación de las empresas de cada sector, incluidas pymes y micropymes, al ecosistema de Formación Profesional o a la ampliación de la duración del módulo de formación en centros de trabajo.

Para llevar a cabo estas actuaciones, el Gobierno cuenta con un presupuesto de 1.500 millones de euros que podrá ser ampliado gracias a los fondos aprobados por el Fondo de Recuperación Europeo del Plan de Recuperación Next Generation EU.

Dinos tu opinión