E l Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha declarado como procedente el despido de una trabajadora que simuló un contagio por Covid19 para conseguir una baja laboral por Incapacidad Temporal (IT). La empresa había procedido al despido disciplinario que ahora ha sido avalado por la justicia.

En concreto estamos ante una trabajadora de un centro de atención a personas con discapacidad a las que solía atender en su propio domicilio. Una de estas personas resultó positiva en Covid19 y la trabajadora, al ser preguntada por los servicios de prevención, miente al negar que llevara mascarilla facilitada por la empresa, dando lugar así a una situación de riesgo de contagio por Covid19 y a una IT.

La trabajadora al falsear esa información, la de llevar mascarilla, se le dio una baja por IT que no le correspondía, motivo por el que fue despedida a través de un despido disciplinario, ahora avalado por el TSJ de Castilla y León.

En la sentencia, el TSJ de Castilla y León establece que manifestar a los servicios médicos que no llevaba mascarilla “es faltar a la verdad y atribuir esa circunstancia a que la empresa no se las proporciona no solo una mentira sino una imputación de falta a la empleadora que claramente merece la calificación de transgresión de la buena fe contractual”. Asimismo, establece que la actuación de la trabajadora supone un quebranto a la confianza de la empresa, siendo justificativo el despido disciplinario.

Así, el fallo del TSJ de Castilla y León establece que la trabajadora llevó a cabo un incumplimiento grave que justifica el despido disciplinario. Y es que no sólo mintió para recibir esa baja en IT, sino que además acusó a la empresa de no facilitar equipos de protección individual como mascarillas y guantes, equipos que la empresa si estaba entregando a los trabajadores.

Dinos tu opinión