El Gobierno ha aprobado, junto con la obligación de elaborar e implantar un Plan de Igualdad, la obligatoriedad de que las empresas de más de 50 trabajadores deban crear un Registro Salarial que garantice la igualdad retributiva entre hombre y mujeres, tal y como aparece recogido en el Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres.

Las empresas de más de 50 trabajadores disponen de seis meses desde la publicación en el BOE para crear un Registro Salarial que debe contener información retributiva desagregada por sexos de toda la plantilla, incluido el personal directivo y los altos cargos, la media aritmética y la mediana de lo realmente percibido por cada uno de estos conceptos en cada grupo profesional, categoría profesional, nivel, puesto o por trabajos de igual valor, e incluyendo salario base, complementos salariales y percepciones extrasalariales.

En el caso de que se aprecien diferencias salariales, se tiene que justificar cuando la media aritmética o la mediana de las retribuciones totales en la empresa de las personas trabajadoras de un sexo sea superior a las del otro en, al menos, un 25%.

Defensa del “trabajo de igual valor”

El Real Decreto 901/2020 defiende que haya una igual retribución por trabajo de igual valor, definiéndolo como aquel en el que la naturaleza de las funciones o tareas efectivamente encomendadas, las condiciones educativas, profesionales o de formación exigidas para su ejercicio, los factores estrictamente relacionados con su desempeño y las condiciones laborales en las que dichas actividades se llevan a cabo en realidad sean equivalentes:

  • Se entiende por naturaleza de las funciones o tareas el contenido esencial de la relación laboral, tanto en atención a lo establecido en la ley o en el convenio colectivo como en atención al contenido efectivo de la actividad desempeñada.
  • Se entiende por condiciones educativas las que se correspondan con cualificaciones regladas y guarden relación con el desarrollo de la actividad.
  • Se entiende por condiciones profesionales y de formación aquellas que puedan servir para acreditar la cualificación de la persona trabajadora, incluyendo la experiencia o la formación no reglada, siempre que tenga conexión con el desarrollo de la actividad.
  • Se entiende por condiciones laborales y por factores estrictamente relacionados con el desempeño aquellos diferentes de los anteriores que sean relevantes en el desempeño de la actividad.

Correcta valoración de los puestos de trabajo

En este sentido, se considera de vital importancia la correcta valoración de los puestos de trabajo y para ello se requiere la aplicación de los criterios de adecuación, totalidad y objetividad. La adecuación implica que los factores relevantes en la valoración deben ser aquellos relacionados con la actividad y que efectivamente concurran en la misma, incluyendo la formación necesaria.

En definitiva, para constatar si concurre igual valor, deben tenerse en cuenta todas las condiciones que singularizan el puesto del trabajo, sin que ninguna se invisibilice o se infravalore. La objetividad implica que deben existir mecanismos claros que identifiquen los factores que se han tenido en cuenta en la fijación de una determinada retribución y que no dependan de factores o valoraciones sociales que reflejen estereotipos de género.

Auditoría retributiva para empresas de más de 50 trabajadores

Las empresas de más de 50 trabajadores deberán elaborar un Plan de Igualdad que deberá incluir además una auditoría retributiva que recoja la información necesaria para comprobar si el sistema retributivo de la empresa cumple con la aplicación efectiva del principio de igualdad entre mujeres y hombres en materia de retribución. Asimismo, deberá permitir definir las necesidades para evitar, corregir y prevenir los obstáculos y dificultades existentes o que pudieran producirse en aras a garantizar la igualdad retributiva, y asegurar la transparencia y el seguimiento de dicho sistema retributivo.

Esta auditoría retributiva debe contener los siguientes elementos:

  • Realización del diagnóstico de la situación retributiva en la empresa.
  • Establecimiento de un plan de actuación para la corrección de las desigualdades retributivas, con determinación de objetivos, actuaciones concretas, cronograma y persona o personas responsables de su implantación y seguimiento. El plan de actuación deberá contener un sistema de seguimiento y de implementación de mejoras a partir de los resultados obtenidos.

Sanciones de hasta 178.500 euros por incumplir la igualdad salarial

Las empresas en la que quede constatada la existencia de desigualdad salarial entre hombres y mujeres pueden enfrentarse a sanciones de 6.251 euros hasta 178.500 euros.

En estas situaciones, la justicia puede abrir un procedimiento de oficio contra la empresa infractora cuando las actas de infracción o las comunicaciones de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) constaten una discriminación por razón de sexo y en las que se recojan las bases de los perjuicios estimados para el trabajador, para poder determinar la indemnización correspondiente.

Si, como empresa, tienes la obligación de crear un Registro Salarial, te recomendamos que contactes con nuestro Despacho para pedir presupuesto para su confección.

Dinos tu opinión