D esde el inicio de la crisis del Coronavirus (COVID-19), la actividad judicial en juzgados y tribunales ha estado muy paralizada debido a las restricciones establecidas por el Estado de Alarma y atendiendo a las recomendaciones del Ministerio de Sanidad para evitar el contagio por Covid19. Una vez que el Estado de Alarma ha finalizado, Juan Carlos Campo, ministro de Justicia ha presentado ante el Consejo de Ministros el Plan de Choque para la reactivación de los juzgados.

El Plan de Choque para la reactivación de los juzgados que, previsiblemente, comenzará a aplicarse a partir del mes de septiembre, está diseñado de acuerdo a la disposición adicional decimonovena del Real Decreto – Ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19 que establece que «una vez que se haya dejado sin efecto la declaración del estado de alarma y de las prórrogas del mismo que, en su caso, se hayan acordado el Gobierno, a propuesta del Ministerio de Justicia, aprobará a la mayor brevedad posible y en todo caso en el plazo máximo de 15 días, un Plan de Actuación para agilizar la actividad judicial en los órdenes jurisdiccionales social y contencioso-administrativo así como en el ámbito de los Juzgados de lo mercantil con la finalidad de contribuir al objetivo de una rápida recuperación económica tras la superación de la crisis”.

Acciones del Plan de Choque para la reactivación de los juzgados

El Plan, que entrará en vigor el próximo 1 de septiembre, cuenta con las siguientes medidas:

  • Autorrefuerzo en los partidos judiciales con un volumen de trabajo superior al 130% del módulo de entrada determinado por el Consejo General del Poder Judicial.
  • Creación de órganos judiciales, con el fin de hacer frente el previsible aumento de litigiosidad derivado de la ralentización de la actividad durante la crisis sanitaria del Coronavirus. La participación del personal de los juzgados en estos programas de actuación por objetivos se reconocerá con una retribución extraordinaria.
  • Despliegue de refuerzos externos en los órganos judiciales que asumirán un volumen de trabajo superior al doble del módulo de entrada fijado por el CGPJ, así como para aquellos otros que, sin superarlo, presenten cifras de causas pendientes elevadas.
  • Creación de 21 nuevos órganos judiciales para absorber y minimizar el impacto del incremento de procedimientos.

El conjunto de medidas ha sido transmitido previamente a las comunidades autónomas, asociaciones de jueces y fiscales, representantes sindicales y letrados de la Administración de Justicia.

Reactivación de los juzgados en dos fases

La reactivación de la actividad de juzgados y tribunales se hará en dos fases:

  • 1ª Fase: Del 1 de septiembre al 31 de diciembre de 2020 centrando su actividad en el orden social y mercantil con una carga de trabajo superior al 130% del módulo establecido por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).
  • 2ª Fase: Desde 1 de enero de 2021 que se centrará en los tres órdenes jurisdiccionales tomando medidas adaptadas a la situación sanitaria que marca ese momento.

Decreto Anti-Colapso de la Justicia

La actividad jurisdiccional no ha estado completamente parada desde la declaración del Estado de Alarma ya que, tras la entrada en vigor del denominado Decreto Anti-Colapso de la Justicia, el Real Decreto – Ley 16/2020, de 28 de abril, de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia, se establecieron medidas transitorias como la celebración de juicios telemáticos, habilitar parte del mes de agosto o dar preferencia a asuntos derivados de la pandemia como los de familia o los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Dinos tu opinión