L a borrasca Filomena, que aterrizó en España el pasado jueves, ha provocado nevadas de hasta 50 centímetros durante el pasado fin de semana, dando paso a una ola de frío que ha provocado la creación de placas de hielo que dificultan (aún más que la nieve) la circulación, tanto de viandantes como de vehículos.

Las regiones más afectadas, la Comunidad de Madrid y la de Castilla La Mancha, ya se plantean solicitar la declaración de “zona catastrófica” por los daños, tanto públicos como privados, sufridos estos días. Su concesión, que es competencia del Ejecutivo, aportaría fondos para sufragar reparaciones e indemnizaciones por los daños sufridos: daños en vehículos por caída de árboles, accidentes de viandantes, viajes que no se han podido realizar, etc.

¿Cómo reclamar al seguro los daños de Filomena?

Independientemente de que esa declaración de “zona catastrófica” sea admitida, aquellas personas que han sufrido daños en sus domicilios o propiedades, se enfrentan ahora a la problemática de reclamar dichos daños a su seguro con el objetivo de lograr una indemnización que sufrague dichos daños. En este sentido, el Consorcio de Compensación de Seguros (CSS) ha elaborado una guía con consejos para proceder a reclamar los daños producidos por la borrasca Filomena:

  • Analizar las coberturas de los seguros contratados: En el caso de que los daños los haya sufrido un vehículo, se deberá acudir a la cobertura del seguro de coche y analizar qué riesgos están cubiertos en función de la póliza contratada. Si los daños los ha sufrido la vivienda, deberá hacer lo propio con el seguro de hogar de la misma.
  • Recopilar pruebas: Es recomendable recabar cualquier documento o prueba que apoye y justifique los daños sufridos: informes de agencias u observatorios meteorológicos, recortes de periódicos, fotos, informes de emergencias, policía, protección civil, bomberos…
  • Realizar teleperitajes.
  • Usar un servicio imparcial de peritaje de daños.
  • Reclamar cuanto antes una vez que se hayan cuantificado los daños sufridos y pase el temporal.

¿Y qué ocurre si, por la borrasca Filomena no se ha podido viajar o disfrutar de una reserva de hotel o de vacaciones? En estos casos, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recuerda que “las compañías aéreas tienen la obligación de informar con la mayor antelación posible sobre la cancelación del vuelo y la existencia de rutas alternativas en otras fechas o compañías; y los pasajeros tienen derecho al reembolso del precio del billete o la reubicación en un vuelo posterior al cancelado”.

Asimismo, cabe puntualizar que los consumidores no podrán obtener una compensación por los perjuicios causados por la cancelación del vuelo, ya que es una causa de fuerza mayor no imputable a la aerolínea. Eso sí, las compañías, en principio, deberían cubrir los gastos de manutención o alojamiento de quienes se reubiquen en otro vuelo. En el caso de que esto no suceda, el consumidor deberá reclamar a la aerolínea y, en su defecto, a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

Por último, si estamos ante una reserva de hotel o vacaciones, el consumidor tiene derecho a que sea cancelada y el importe abonado devuelto al tratarse de una causa de fuerza mayor,

Dinos tu opinión