E l último Consejo de Ministros ha aprobado la declaración como zonas gravemente afectadas por emergencia de Protección Civil (Zona Catastrófica o ZAEPC) las regiones afectadas por los incendios de este verano y otro tipo de catástrofes naturales. Así lo ha comunicado la portavoz del Ejecutivo y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez en la comparecencia posterior al Consejo de Ministros.

Esta declaración de zona catastrófica ya fue avanzada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera en una comparecencia que tuvo lugar en el epicentro de los incendios y en la que también se encontraban el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez – Quiñones, el delegado del Gobierno, Javier Izquierdo, así como los alcaldes de las zonas afectadas.

Además de los incendios ocurridos en la provincia de Ávila, el Ejecutivo también ha acordado declarar trece comunidades autónomas zonas afectadas gravemente por emergencias de protección civil (ZAEPC). Son, concretamente, Castilla y León, Andalucía, Aragón, Canarias, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Illes Balears, Madrid, Navarra y el Principado de Asturias, a causa de los incendios de este verano, y la Comunidad Valenciana y La Rioja por las inundaciones que les afectaron, respectivamente, en noviembre de 2020 y junio de este año.

La declaración de las zonas afectadas por los incendios como zona catastrófica dará lugar a ayudas y recursos económicos para estas zonas que permitirá a los afectados, ya sean personas físicas o jurídicas, acceder a ayudas para paliar daños personales y materiales producidos en infraestructuras, viviendas, enseres y establecimientos ganaderos, agrarios, industriales, mercantiles o de servicios. Las corporaciones locales afectadas también podrán recibirlas en sus labores de recuperación de las áreas devastadas por el fuego.

Los incendios arrasaron hasta 22.000 hectáreas

Los incendios sufridos en las localidades de Navalacruz y Cepeda de la Mora y alrededores arrasaron 22.000 hectáreas según el sistema de teledetección europeo Copérnicus.

Dinos tu opinión